El dueño de la cafetería que escribió “niños repelentes” en el ticket explica arrepentido lo que pasó en realidad

Patrocinados

Hace unos días conocíamos una historia que ha corrido como la pólvora por Internet, convirtiéndose en uno de los temas más comentados por los usuarios de las redes sociales esta semana. En una cafetería del centro de Logroño, además de cobrar un suplemento que nadie sabe de dónde sale, también se permitían faltarle el respeto a sus clientes. Ver para creer.

Patrocinados

La cuenta, de un importe de 9.10 euros, consistía en 3 croissants, 2 cafés con leche, 1 zumo de naranja, 1 café solo, 1 Cola Cao y una nota escrita a bolígrafo en la parte superior que decía “niños repelentes”. Esta broma entre camareros –sin maldita gracia– ha tenido lugar en la cafetería Granier de Víctor Pradera de Logroño, y la familia denunció el hecho ante Consumo:

“Lo que empezó como una agradable merienda en familia acabó en un cachondeo con nuestros hijos de por medio. Justo en la parte de arriba del ticket, escrito a boli, se podía leer la anotación ‘niños repelentes'”. Ha explicado la madre de los pequeños, que estaba acompañada de los abuelos y un tío de los niños.

“Ante nuestro desconcierto -los niños no habían dado guerra alguna y al principio pensábamos que se trataba de una broma-, nos acercamos a la barra para que nos explicasen la ‘notita’, y unos suplementos que por cierto tampoco entendíamos, y la única explicación que recibimos fue que ‘eso eran cosas entre ellas'”

La propietaria del establecimiento se había mantenido al margen de la polémica hasta ahora, que ha realizado unas declaraciones al portal Verne donde explica que todo fue una estupidez por parte de una camarera y se lamenta del acoso que están sufriendo desde que el tema salió a la luz:

“Fue una idiotez por parte de una camarera que estaba aburrida, pero no considero que deba despedirla por este error. ¿Acaso nunca se ha equivocado nadie en la vida? ¿No merecemos compasión? Las consecuencias se sienten más todavía en un lugar pequeño como Logroño, donde no viven más de 150.000 habitantes”. 

 

 

 

Patrocinados

Comentarios