La terrorífica historia sobre un sujetador de Primark que ha destapado las peores intenciones de la gente

¿Quien no conoce Primark, e incluso ha sucumbido a ir para comprar esa ropa bonita, moderna y barata que seduce a tanta gente? Todavía recordamos el revuelo que se montó cuando abrió la primera tienda en la Gran Vía de Madrid y los más esnobs se rasgaron las vestiduras al ver las colas que se montaban día sí día también.

Si compráis habitualmente allí, os interesará saber que ha retirado del mercado miles de chanclas de hombre de un modelo en particular por un grave problema con el producto. Pero no es la única polémica relacionada con la firma: durante las últimas semanas ha sido muy criticada, acusada de “sexualizar” a las niñas con una prenda que ha hecho que muchos padres pongan el grito en el cielo.

Desde luego, la última controversia que rodea a la marca es más inocente, y en realidad habla mucho peor de sus clientes: todo ha comenzado en Twitter, cuando Natalie, una clienta escocesa, ha dejado de piedra a muchas mujeres que compran en Primark relatando su experiencia en una de las tiendas.

“Me probé un sujetador en Primark y me quedaba bien, así que fui a comprarlo pero no tenía etiqueta. El vendedor fue a buscar a un supervisor para conseguir el código. Cuando volvió me dijo: “No es nuestro, alguien ha dado el cambiazo”. Literalmente alguien dejó SU PROPIO SUJETADOR en una percha para robar uno Y YO ME LO PROBÉ.”

La historia, retuiteada más de 50 mil veces, ha destapado otras que para muchos, además de ser terroríficas y asquerosas, sacan a la luz el morro que tiene la gente:

“Esto me recuerda a cuando estaba comprando con mi abuela y puse sus zapatos viejos en la balda de las rebajas mientras se probaba cosas y una mujer se puso los de mi abuela y fue a comprarlos. Tuvimos que decirle que eran en realidad sus zapatos viejos.”

“Pillé a una mujer haciendo lo mismo en Walmart cuando trabajé en los probadores. Era como, chica puedo ver las manchas de desodorante en él.”

“Trabajé en Topshop y la gente hacía eso con los vaqueros todo el tiempo. Aunque un sujetador es bastante más asqueroso”

“Trabajo en una tienda y la gente cambia los zapatos y deja los viejos y apestosos en las cajas todo el tiempo. La gente es terrible.”

“Encontré los leggings viejos y con agujeros de alguien en un probador cuando trabajaba en Primark. Los habían cambiado por unos nuevos. ¡Es increíble que haya tantas historias de probadores!”

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía

Comentarios