¿Os acordáis de Patricia, finalista de ‘Gran Hermano’ y única novia oficial de Kiko Hernández? Pues este es su aspecto actual… y el giro que ha dado a su vida

Patrocinados

¿Os acordáis de la tercera edición de Gran Hermano? Fue una de las más míticas de la historia del programa, con algunos de los concursantes más recordados —como olvidar que fue el año en el que conocimos a pesos pesados de la televisión como Kiko Hernández, Raquel Morillas o Noemí Ungría.

En esta edición entraron 12 concursantes, aunque uno de ellos abandonó por la grave enfermedad de su abuelo, por lo que tuvo que entrar a la casa una reserva elegido por el público a pocas semanas de que finalizase el concurso. También fue el año en el que se agregaron la suite, la cuadra —con 7 carneros— y la radio en la que cada noche los concursantes realizaban un programa.

Patrocinados

Y también fue la presentación ante el gran público de Kiko, uno de los grandes hermanos que mejor ha sabido aprovechar profesionalmente su paso por el programa, siendo actualmente una de las caras más conocidas de Telecincoincluso se rumorea que podría ser el relevo de Jorge Javier Vázquez al frente de Sálvame.

Pero, ¿os acordáis de Patricia Ledesma? Fue finalista junto al madrileño y, de hecho, se trata de la única novia conocida por el gran público de Kiko.

La fama llegó a su vida el 4 de abril de 2002, nada más arrancar la tercera edición de Gran Hermano. No obstante, Patricia Ledesma multiplicó su popularidad gracias a su romance con Kiko, que comenzó a los diez días de pisar Guadalix. Cabe recordar que la sevillana y el colaborador de Sálvame hicieron historia al ser los primeros concursantes en pedir una hora sin cámaras en el reality de Telecinco.

Después de quedar segunda finalista y de hacer bolos en discotecas, Patricia se propuso hacer carrera en la pequeña pantalla. Lo intentó con el apoyo de grandes estrellas de Mediaset: el de María Teresa Campos, quien fichó a la andaluza para el programa Día a Día; y el de Emma García, con quien trabajó en A tu lado.

Sin embargo, Ledesma no logró capear su destino, el de terminar desplazada por participantes de las siguientes ediciones de Gran Hermano. Por ello, tras colaborar con Giralda Televisión, un canal local de la ciudad hispalense, Patricia decidió alejarse de los focos.

Pero la reinserción laboral no le resultó nada fácil… Sin terminar la carrera de Dirección y Administración de Empresas, estudios que interrumpió para entrar en Gran Hermano, y con un grado superior de Secretariado de Dirección, la sevillana las pasó canutas para encontrar trabajo y ocultar su pasado catódico. Así lo aseguró Ledesma a ABC en 2012:

“Cuando sales de la entrevista, el director de recursos humanos o el gerente mete tu nombre en Google y se acabó.”

En la actualidad, quince años después sus días dorados en Guadalix, Patricia disfruta de una vida tranquila en su Sevilla natal junto a su marido y sus dos hijos.

Ha alcanzado la estabilidad emocional gracias a Roberto Zapata, un empresario del sector inmobiliario y de la hostelería, con quien empezó a salir en 2007. El 31 de octubre del año siguiente, la “gran hermana” le juró amor eterno a su chico y, fruto de este matrimonio que está en camino de celebrar su noveno aniversario, nacieron los pequeños Roberto y Cayetana, de seis y tres años, respectivamente.

Poco a poco, la ex de Kiko también logra pasar desapercibida.

“La gente cada vez me reconoce menos. Se me quedan mirando y me preguntan. ¿Tú salías en…? ¿Eres amiga de …? He llegado a ese punto en que a la gente le suena mi cara pero no me ubica.”

Patricia reniega totalmente de la popularidad:

“Es incomodísimo. Es lo peor. Lo llevo muy mal. Además te encuentras gente con educación y gente sin ella. Vas por la calle y ves a la hija pegándole codazos a la madre y señalando.”

De Gran Hermano la andaluza sólo mantiene contacto con el ganador, el gallego Javito García, a quien invitó a su boda con Roberto Zapata. Con Kiko no tiene relación alguna, aunque ha olvidado sus polémicas discusiones en plató y se ha quedado con lo mejor de su historia de amor:

“No me llevo con él, pero le recuerdo gran con cariño.”

Sin embargo, Patricia sí queda periódicamente con participantes de otras ediciones, como con Íñigo González Sosa, Karola Alonso o Raquel Abad. Además, hace un año compartió en las redes un selfie con la canaria Amor Romeira, mientras ambas disfrutaban de la Feria de Abril.

Por cierto, que de quien no hay rastro ni en su Facebook ni en su cuenta de Instagram es de su madre, la simpar Encarni Manfredi, que se hizo más famosa que la propia Patricia al participar en Hotel Glam, además de protagonizar varios enfrentamientos con Marta López en plató después de que su perro le mordiera la cara.

¿Habrá mal rollo entre madre e hija? Lo único que sabemos con seguridad es que la sevillana no tiene a Encarni entre sus amigos de Facebook, ni a su padre, Luis; ni a su hermana Estefanía. Raro, raro, raro.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, ¿os acordáis de Sabrina, la ganadora de Gran Hermano 2? Pues este es su aspecto actual… y el cambio que ha pegado a su vida.

Patrocinados

Comentarios