Una manchega pone patas arriba ‘First Dates’ y deja embobado a su cita

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Parece que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales.

Lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Por ejemplo, gracias a la cena de Beatriz y Josemi, hemos descubierto que las primeras impresiones cuentan… ¡y mucho!

“Mi amigas me dicen que suerte, porque no hay muchos que me aguanten. Es el pronto. No me duran mucho los enfados. Me dan mucha rabia muchas cosas y exploto”, dijo Beatriz en su presentación

Ella es una manchega de 27 años que llegó al restaurante de First Dates con dos rasgos básicos: que es una mujer peculiar… y que bastante “insoportable”, como “un pequinés que ladra mucho pero que luego es adorable”.

Su pretendiente era Josemi, manchego de 35 años que acudió al restaurante del amor de Cuatro en busca de una chica “al menos, tan simpática” como él.

Y lo cierto es que, al margen de cualquier otra consideración, el chaval quedó deslumbrado con Beatriz: primero se fijó en su cuerpo, luego puso el foco en su cara… y, finalmente, su pelo de color rosa terminó de conquistarle.

“Me gusta”, reconoció ante la cámara con una sonrisa de oreja a oreja.

Con esa primera impresión, el joven comenzó a interesarse por los tatuajes de su cita, que desgraciadamente para él no quedó tan impresionada como él con su físico, aunque no le pareció mal.

“No es mi estilo, pero el chaval no es feo. Me ha parecido que es mono, que tiene rollo…”, reconoció ante la cámara Beatriz.

Sin embargo, afortunadamente para ambos empezaron a sentirse más cómodos cada vez según se iban conociendo.

“Lo que más me gusta de Beatriz es su desparpajo, su naturalidad y tiene un punto freak que me gusta”, explicó Josemi ante la cámara.

Al final, su sentencia final no sorprendió a nadie: quería una segunda cita porque coincidían en muchas cosas y, además, la chica le volvía loco físicamente.

Las dudas llegaban con Beatriz, pero las despejó rápidamente:

“Me ha caído bastante bien y me ha parecido bastante interesante, abierto, sincero, claro.”

El programa confirmó que hubo una segunda cita y que “todo sigue siendo muy positivo”. ¡Suerte con el pequinés!

En las redes parece que Beatriz también gustó bastante:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Comentarios