17 Señales que usa un bebé para comunicarse cuando todavía no sabe hablar

Cuando tienes un bebé vienen sin manual de instrucciones, los primeros días son muy difíciles, lloran y no sabes si tiene hambre, está mojado, o simplemente tiene sueño, ellos no pueden expresarse con palabras, pero los expertos han identificado 3 formas principales en las que un bebé intenta decirnos algo sin palabras:

Por su forma de llorar

© Ben_Kerckx / Pixabay © nd3000 / Depositphotos

Llanto para llamarte: simplemente quiere tus brazos, ha estado mucho tiempo tumbado y quiere que le cojas en tus brazos, su llanto es fuerte, gritando durante 5 a 6 segundos, luego para unos 20 segundos, a ver si ha conseguido lo que quiere, si no lo ha conseguido, vuelve a empezar.
Llanto de hambre: empieza como el primer llanto pero si aún cogiéndole en brazos continua y cada vez grita más y gira la cabeza es que tiene hambre.
Llanto de dolor: un llanto fuerte e incesante, normalmente los sonidos son más fuertes cuanto más dolor pero si se encuentra y no tiene fuerzas puedes ser un llanto constante pero flojo.
Llanto por los procesos fisiológicos: un gas, el pis o la defecación, son incómodos para ellos, llorará como una queja o un chillido.
Llanto de sueño: si tiene mucho sueño pero no puede dormirse, tendrá un llanto monótono y estará acompañado por bostezos, también se frotará los ojos o se tocará las orejas.
Llanto por estar incómodo: un llanto con inquietud, el bebé podrá girar y arquearse, revisa su pañal o la ropa que lleva, puede tener mucho calor o mucho frío.

Por los sonidos

© DesignPicsInc / Depositphotos © Loya-ya / Depositphotos

Priscilla Dunstan, una pediatra australiana hizo una investigación sobre los sonidos en bebés de hasta 3,4 meses durante más de 20 años. Priscilla cree que los sonidos reflejos primarios son internacionales.

El “diccionario” de los sonidos principales:

“Ña” (“ñe”): “¡Tengo hambre!”. Este sonido se obtiene cuando el niño presiona la lengua contra el paladar y se genera por el reflejo de succión.
“Ee” (“ei”): “¡Voy a echar un aire”. Este sonido se forma cuando el aire comienza a escapar del esófago y el niño trata de expulsarlo por reflejo.
“Au” (“ou”): “¡Quiero dormir, estoy cansado!”. Al poner los labios en “o”, es decir, ante el primer signo de un bostezo, el bebé hace este “sonido de fatiga”.
“Je”: “¡Estoy incómodo!”. Las sensaciones táctiles desagradables hacen que el niño se mueva, agintando los brazos y las piernas. Y cuando, al mismo tiempo, se abre la boca, se producen sonidos así.
“Ieo” (“ieu”): dolor de estómago, gases. Al tensar la barriga y tratar de deshacerse del dolor, el niño exhala, los sonidos se distorsionan y se obtiene un gemido de este tipo.

Por los movimientos

© casanowe1 / Depositphotos © logoboom / Depositphotos

Se arquea. Si tiene menos de 2 meses, suelen arquearse cuando sienten dolor o tienen cólicos. Si lo hace después de comer, entonces está tratando de decir que ya se llenó.
Gira la cabeza rítmicamente. Está inquieto, o tiene mucho sueño o le ha cogido alguien que no conoce y no está cómodo.
Se agarra de las orejas. Si lo hace a la hora de dormir, es un signo de que tiene sueño, pero también puede ser porque está explorando su cuerpo.
Aprieta los puños. Suele significar que tiene hambre.
Dobla las rodillas. Un signo de dolor abdominal, cólicos.
Levanta los brazos bruscamente. Cuando se asustan por algún ruido fuerte suelen reaccionar así.

© LenaMiloslavskaya / Depositphotos © encrier / Depositphotos

fuente

Fuente

Comentarios