18 tuits que contienen toda la esencia de la paternidad

Muchos estaréis de acuerdo en que ser padres es un “trabajo” de lo más complejo, ya que además de muchas habilidades diferentes requiere una gran dosis de paciencia. Afortunadamente, el sentido del humor es una gran ayuda para hacer frente a las situaciones más complicadas. Si no os lo creéis, echad un vistazo a esta recopilación de tuits de padres que sabem cómo tomarse con ironía la educación de sus hijos… y pueden reírse incluso en las situaciones más escalofriantes.

Mi hija de 3 años: “¿Puedo disparar a mi hermanita con la pistola de dardos?”

Yo: “¡No!”

Mi hija: “Hmm…”

Yo: “¿Entiendes por qué no?”

Mi hija: “¿Porque no dije “por favor”?”

Todo lo que hacen mis hijos es pelearse el uno con el otro y comer. Es como Facebook pero en 3D.

Mi hijo me ha amenazado con no volver a hablarme durante el resto del día.

Estoy un 3% ofendida, un 97% deseando que lo cumpla.

Me alegro de que tengamos 10.000 animales de peluche, para que mi hija pueda dormirse abrazada a un tarro de cacahuetes.

Mi hija de 3 años me enseñó un dibujo que ha hecho y me dijo, “¡te encanta!”

Me está diciendo lo que tengo que opinar.

Será una gran esposa.

Mi hija de 2 años: “¡ESTOY ATRAPADA! ¡ESTOY ATRAPADA! ¡ESTOY ATRAPADA!”

Yo: “Es el asiento del coche. De eso se trata.”

Nunca sabrás hasta qué punto eres rápida y agil, hasta el día en el que veas a tu bebé agarrar un rotulador permanente.

Mi hija de 4 años: “¿Puedo comer alguna de tus chuches?”

Mi esposa: “Me las regalaron por el Día de la Madre.”

Mi hija de 4 años: “Si eres madre es gracias a mi.”

El conductor del autobús ignora que ese “te quiero” que le grito cada mañana a mis hijos es para él también.

De picnic en el parque.

Mis hijos: “Papá, ¿qué nos has traído para beber?”

Yo: “Hay una fuente con agua allí.”

Mis hijos: “¡Queríamos limonada!”

Yo:

Truco para mamás: cuando los niños no se terminen la limonada, haced margaritas.

Mis hijos me dijeron que este verano querían hacer algo nuevo, así que les enseñé a pasar el aspirador y hacer la colada.

A veces pienso que mi hijo de 7 años debería saltarse un curso, y otras veces se queda atrapado dentro de si propia camiseta.

“Si nos ayudan los niños lo acabaremos antes.”

Es lo más estupido que he dicho jamás.

Yo: “¿Qué película de Harry Potter quieres ver?”

Mi hija de 5 años: “Esa en la que usan magia.”

Esto reduce las posibilidades.

Si no estáis seguros sobre tener hijos, haced que alguien grite “¡mamá!” cien veces antes de las 7 de la mañana y comprobad si se adapta a vuestras necesidades.

El camarero trae la comida.

Mi hija de 5 años: “No me gustan las tortitas.”

Yo: “¿Entonces por qué pediste tortitas?”

Mi hija de 5 años: “Me puse nerviosa.”

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios