30 fotos que parecen normales hasta que conoces su historia

La fotografía es un arte capaz de congelar las emociones en el tiempo. El desarrollo de esta forma de expresión ha proporcionado a la humanidad el poder de definir a través de imágenes la época en la que viven. Para sentir el verdadero impacto de la fotografía, nada como conocer el contexto que hay detrás de las mismas.

Por ejemplo, el de estas 30 fotos aparentemente mundanas y no tan espectaculares visualmente como otras grandes instantáneas de la historia… pero que esconden historias notables, inolvidables, extrañas y tristes. ¡Esperamos que os resulten tan interesantes como a nosotros!

Los 3 héroes no reconocidos de Chernobyl.

Alexei Ananenko, Valeri Bezpalov y Boris Baranov. Si no fuera por estos 3 hombres, se habrían perdido millones de vidas en la catástrofe de Chernobyl. 10 días tras la fusión, el sistema de refrigeración de la planta había fallado, y la sustancia radioactiva corría el riesgo de que hubiera explosiones y la radiación se extendiera por Europa, Asia y Africa. Estos 3 hombres se ofrecieron voluntarios para bucear y desaguar el fluido. La misión fue un éxito, y evitaron que el desastre fuera mucho mayor. Los 3 hombres sobrevivieron.

Tadeusz Zytkiewicz sosteniendo una foto de sí mismo.

Tadeusz sostiene en sus manos la mejor foto de 1987, en la que se ve al doctor Zbigniew Religa vigilando a su paciente tras realizar el primer transplante de corazón en Polonia, que llevó 23 horas. Aunque se consideraba imposible entonces, el doctor se arriesgó, y el paciente, Tadeusz, incluso le sobrevivió.

Cher Ami.

Esta paloma entregó un mensaje de un batallón atrapado durante la 1ª Guerra Mundial, salvando a casi 200 hombres. Recibió múltiples disparos y perdió un ojo y una pata. Los soldados le pusieron una pata de madera y la llamaron “Cher Ami”, querido amigo.

Espérame, papá.

Foto conmovedora captada por Claude Detloff en Vancouver, mientras los soldados marchan para combatir en la Segunda Guerra Mundial. Por suerte, el padre de este niño volvió sano y salvo en Octubre de 1945.

Moviendo un edificio para crear un bulevar en Alba Iulia, Rumanía.

Este edificio estorbaba en la creación de un bulevar, y en 1987 se separó el edificio en 2 y se movió 55 metros más allá. Era el hogar de 80 familias y pesaba más de 7600 toneladas. Se tardaron 6 horas en completar el proceso y no se rompió nada.

Día D.

Foto tomada por el legendario Robert Capa que muestra los eventos del 6 de Junio de 1944, cuando los aliados invadieron Normandía. El soldado de la foto recibió varias balas y el fotógrafo le ayudó. Pocas fotos sobrevivieron a aquello y todas se ven mal, ya que se encontraba constantemente bajo el fuego enemigo.

Tras el mostrador.

Este momento tan humillante fue captado en 1963 por Fred Blackwell, del Jackson Daily News. En el mostrador solo para blancos de la tienda Woolworth’s, se sientan 3 manifestantes: John Salter, profesor de sociología, y sus estudiantes Joan Trumpauer y Anne Moodie. Venían del Tougaloo College, para negros, que se convirtió en el núcleo de los movimientos por los derechos civiles en Mississippi. Mientras estaban ahí sentados, fueron asaltados por un grupo de blancos enfadados que les rociaron con ketchup, mostaza, azúcar y demás.

Amigos de la infancia.

Foto tomada por Jacques Gourmelen, en Saint Brieuc, Francia, en 1972. Los trabajadores de la compañía Joint Français fueron a la huelga y los antidisturbios franceses intervinieron. Cara a cara, 2 hombres: Guy Burmieux, trabajador, y Jean Yvon Antignac, antidisturbios. Fueron amigos en la infancia y se reconocieron. El fotógrafo cuenta que Guy fue hacia el policía, le cogió de las solapas y llorando con rabia le dijo que le pegara, pero el otro no movió ni un músculo.

Explosión de alegría.

Foto tomada por Sal Veder en 1973, en la base Travis de las Fuerzas Aéreas en California, ganadora de un premio Pulitzer. El teniente coronel Robert Stirm se reúne con su familia tras pasar más de 5 años cautivo como prisionero de guerra en Vietnam. Su hija de 15 años, Lorrie, corre sonriente hacia su padre.

La madre más joven.

Lina Medina, nacida en 1933 y de tan solo 5 años, fue llevada por sus padres al hospital y descubrieron que estaba embarazada de 7 meses, ya que la niña sufría de “pubertad precoz”. Se convirtió oficialmente en la madre más joven documentada en la historia médica. Dio a luz a un niño en 1939 a través de cesárea, ya que su pelvis era demasiado pequeña. El niño estaba sano y se llamó Gerardo. Quien fue el padre sigue siendo un misterio.

2 hermanos.

Michael y Sean McQuilken retratados por su hermana Mary en Moro Rock en California en 1975, segundos antes de que les cayera un rayo. En ese momento les pareció divertido. Luego se encontraron todos en el suelo y a Sean le salía humo de la espalda. Los 3 sobrevivieron al suceso.

Los garabatos de Terezka.

Esta inquietante imagen fue tomada por David Seymour, uno de los fundadores de Magnum Photos, en un hogar para niños perturbados emocionalmente en Varsovia, 1948. El ejercicio del día era dibujar su “hogar” en la pizarra. Mientras que otros niños dibujaron casas, Terezka, que creció en un campo de concentración, tenía una idea diferente de lo que era su hogar. Se puede discutir sobre lo que significan los garabatos, pero parece que el dolor y los horrores de la guerra están captados perfectamente en la mirada de Terezka.

Gerente de hotel echando ácido en el agua.

Foto tomada por Horace Cort, en 1964, en el Motel Monson Motor Lodge. El gerente del hotel arroja salfumán sobre un grupo de jóvenes blancos y negros que nadan en la piscina. 7 días antes, se había detenido a Martin Luther King Jr. en ese mismo motel tras pedirle que se fuera del restaurante segregado. Un grupo de manifestantes decidió protestas metiéndose en esa piscina sólo para blancos. Los blancos, que habían pagado sus habitaciones, invitaron a los negros a unirse a ellos en la piscina, y el gerente arrojó ácido clorhídrico para asustarlos y que se fueran.

Niños a la venta.

Esta foto tomada en 1948 muestra a 4 niños en la entrada de su casa mientras su madre se oculta la cara avergonzada. Lucille Chalifoux solo tenía 24 años y estaba embarazada de su 5º hijo, su marido acababa de perder el trabajo e iban a ser desahuciados, así que decidieron vender a sus hijos. Todos fueron vendidos.

Tragedia junto al mar.

1954, el fotógrafo John Gaunt de Los Angeles Times estaba en su casa junto a la playa cuando escuchó a un vecino gritar y fue corriendo con su cámara hacia la orilla. Vio a una pareja abrazándose y mirando las olas. Resulta que su hijo de 19 meses que estaba jugando en el jardín se escapó hasta la playa y había desaparecido bajo las aguas.

Armenio danzando por su hijo perdido en las montañas cerca de Aparan.

Antoine Agoudjian es un fotógrafo francés de orígenes armenios. En 1998 se encontraba en Aparan, Armenia y un grupo de danza estaba actuando. Un anciano se le acercó llorando y le contó que su hijo había sido electrocutado. Se llamaba Ishran. Le pidió que bailara y el resto del grupo dejó de hacerlo y fue muy hermoso, ya que representaba algo en la consciencia colectiva de los armenios: una resiliencia celebratoria ante una pérdida abrumadora.

Detonación de una bomba atómica.

Harold Edgerton, físico y fotógrafo del MIT, fue el encargado de fotografiar en 1947 las pruebas de bombas atómicas en Nevada y el Pacífico. Esta fue tomada en 1952 y se necesitó una velocidad de obturador de una cienmillonésima de segundo.

Clase de 1999.

Parece una foto cualquiera de instituto, pero Eric Harris, Dylan Klebold y sus amigos simulan disparar a la cámara. Unas semanas después, estos dos dispararon contra 12 estudiantes y un profesor en Columbine.

Refugiados cruzando un puente roto en Corea.

Foto tomada en 1950 por Max Desfor. en la que se ve a refugiados huyendo de la ciudad de Pyongyang. Las tropas comunistas chinas se acercaban y los residentes, temiendo por sus vidas, escaparon a la parte sur del país.

Joven Osama.

Esta familia de vacaciones en Suecia en 1971 parece feliz. Pero con camiseta marrón, a la izquierda, hay un joven de 14 años llamado Osama bin Laden.

Rajiv Gandhi.

Última foto del primer ministro indio Rajiv Gandhi. Momentos después, una mujer (esquina izquierda de la foto) le abrazó y detonó su bomba. El fotógrafo también murió.

Tengo la voz de un ángel, nadie puede denunciarme.

En 1955, tras la actuación de Maria Callas en la ópera de Chicago, dos policías irrumpieron en su camerino y le dieron una citación en el tribunal por romper un contrato. Maria estaba furiosa, y prometió no volver nunca más a esa ciudad.

SS Grandcamp.

Parece un barco normal atracado en un puerto normal, pero en realidad estaba en llamas y los hombres del muelle son bomberos intentando extinguirlo. Minutos tras esta foto, el barco detonó en una de las explosiones más grandes de la historia. Ocurrió en 1947, fallecieron 468 personas y más de 5000 fueron heridas.

Soldados soviéticos acosando a una mujer alemana.

Mujer acosada por soldados soviéticos cerca de la estación de Leipzig. Este no fue un incidente aislado, y cerca de 2 millones de mujeres alemanas sufrieron a manos de comunistas que así “celebraban” su victoria.

Salto hacia la libertad.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Berlín quedó dividida, y en distintas condiciones. Entre 1949 y 1961, 2,5 millones de alemanes huyeron de la zona soviética de Berlín, así que empezaron a poner alambradas para evitarlo. En la foto se ve a un guardia de la frontera saltándola, ya que le animaban desde el otro lado.

Joven molinero herido.

Esta imagen de 1912 muestra a Giles Newsom herido mientras trabajaba en un molino de Carolina del Norte. Un pedazo de maquinaria le cayó en el pie, aplastándoselo, lo que le hizo caer en otra máquina giratoria que le aplastó y arrancó 2 dedos de la mano. Solo tenía 11 años y sus padres estaban furiosos porque había perdido el trabajo y no podría conseguir otro en su estado.

Rodney Alcala.

Rodney Alcala fue un asesino en serie que mataba a mujeres en los 70. Se representó a sí mismo en 2010 y fue sentenciado a muerte.

Discusión.

Foto realizada por Abbas, fotógrafo franco iraní, en Teherán, Irán, 1978. En ella se ve a un amotinado sosteniendo los zapatos de un amigo fallecido, tras disparar los militares sobre la multitud. El militar le dice que no fue su unidad la que abrió fuego.

¿La última risa?

Foto de Richard Hickock y Perry Smith, tras ser condenados a muerte. Ambos entraron a robar en casa de una familia de 4 miembros, pero no encontraron nada de valor excepto 50$, así que acabaron con todos, incluidos 2 niños. La sonrisa despreocupada de Perry casi asusta al saber la situación.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios