A Frenadol le ha salido muy cara su letra pequeña en su último anuncio, y la han liado así de parda

Que en numerosas ocasiones la publicidad de ciertos productos consigue cautivarnos con sus espectaculares imágenes, no es ningún secreto. Y es que, cuando los publicistas hacen su trabajo, eso es precisamente lo que buscan: que nos sintamos irremediablemente atraídos por el producto. Todos y cada uno de los detalles están minuciosamente estudiados, incluyendo la luz, el ángulo de los planos, los colores, etc.

Pero hay veces lo que aparece en el anuncio no solamente está manipulado, sino que directamente va en contra del uso correcto del productollegando incluso a poder ponernos en peligro si emulamos lo que se ve en la publicidad. Es precisamente lo que ha pasado con el último anuncio de Frenadol.

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios