“A los maestros se nos ningunea”, la dura visión del mejor profesor de Primaria de España

Toni García lamenta el “desprestigio” que está viviendo la educación en el país.

Los premios a los mejores docentes del año han traído cola. Hace poco os hablamos de Alfredo Corell, el profesor de Inmunología de la Universidad de Valladolid que ha sido nombrado recientemente como Mejor Docente Universitario de España en 2018 en los II Premios Educa Abanca. De él se pueden decir muchos adjetivos: revolucionario, defensor de las libertades, innovador en el método de dar clase… y crítico, muy crítico, con el sistema educativo.

Ahora os traemos el caso de Toni García, que ha recibido recientemente el galardón de Mejor Docente de Primaria de España en 2018 en los mencionados II Premios Educa Abanca. También se muestra muy crítico por las condiciones en las que trabajan los profesores, en este caso en los colegios. Y es que a este docente del centro escolar Joaquín Carrión, del municipio murciano de San Javier, le gustaría tener una ley que cuide la educación y en la que los maestros de Infantil y Primaria tengan un peso mayor.

“Estoy muy contento. A nivel de prestigio es importante, pero el hecho de que sean alumnos y exalumnos los que te nominen es la parte más bonita”, le contó a El HuffPost. No es para menos: Toni consiguió ser el profesor con mayor puntuación de todas las categorías en los dos años de vida del certamen. Es una forma en la que el galardón sirve para dignificar la profesión de maestro de Primaria, que en su opinión está perdiendo valor en comparación con sus colegas de universidad.

“Da la sensación de que un profesor de Universidad tiene más calidad y merece un respeto mayor, cuando hay profesionales de Primaria con libros publicados y metodologías novedosas. A los maestros se nos ningunea. Parece que tenemos que estar siempre tutelados, hay un desprestigio hacia el profesor de Primaria, como si fuera más inculto. Parece un oficio y no una profesión.”

Pero es que, además, el profesor considera que desde las instituciones se está promoviendo esta sensación, ya que en ningún momento se tiene en cuenta a esta categoría de docente. “Les pediría que para hacer leyes de educación Primaria e Infantil cuenten con profesores. Las leyes las tienen que hacer los que saben del tema para que estén ajustadas a la realidad. Además en muchas ocasiones se invierte sin preguntar a los docentes”, ha indicado Toni.

Pero además, en sus 25 años como docente ha visto un “decrecimiento de la calidad educativa”, acrecentada por diversos motivos:

“Hay contenidos que no son necesarios y otros que no se dan y habría que ponerlos. La escuela está más burocratizada y los padres delegan en los maestros la educación alimentaria, sexual, etc.”

Además, añade un cuarto problema que cree que es muy preocupante y que se está agudizando en los últimos años:

“Noto una tendencia de gurús educativos que intentan vender metodologías fantásticas con frases bonitas para el Facebook. Hay creada una tendencia en la que el alumno tiene que ir a la escuela feliz y se está dejando los valores de trabajo, constancia y esfuerzo. Parece que tenemos que ser un showman y eso lo está diciendo gente que no ha dado clase nunca o pocos años.”

Mirando de reojo el modelo del norte de Europa, Toni admite sentir cierta envidia, ya que allí la carrera de Magisterio tiene el prestigio que merece.

“Todos los países del norte tienen la conciencia del que el sistema educativo genera riqueza. En Alemania invierten mucho en educación y tienen leyes que llevan 40 años sin moverse, solo se adaptan a las nuevas tendencias sociales, no como en España, que cada poco tiempo aparece una nueva. También hay un problema de base, ya que hoy una buena educación no te garantiza el éxito laboral. Se ha desprestigiado la educación en España. El hecho de que haya gente que se mete en la carrera de magisterio con vocación de funcionario y no de maestro tampoco ayuda.”

Pero, ¿cómo trabaja el mejor profesor de Primaria?

En el caso de Toni, el secreto es mezclar una metodología tradicional con proyectos innovadores que sirven para que el alumno afiance el conocimiento. Por ejemplo, “estamos haciendo un proyecto donde los alumnos de sexto tienen que buscar un viaje real con vuelos, encontrar hoteles a menos de 3 kilómetros del centro, calcular el combustible de su casa al aeropuerto y las entradas de los sitios turísticos. De esta manera fomentamos las ciencias sociales y las matemáticas”.

Lleva desde el 2000 con estas metodologías. “Antes hacía uno de impresión en 3D donde los alumnos diseñaban una web completa con nombre, logo, etc, luego la crearon con sus foto, la maquetaron y para terminar tuvieron que imprimir los objetos en 3D, a los que les pusimos un precio para venderlos de cara al viaje de fin de curso”, apunta el docente. Los alumnos imprimieron carcasas de móviles, colgantes, portavelas, un casco de Rossi, púas de guitarra, una nave. “Fue algo muy variado”, ha contado orgulloso.

Pero su proyecto favorito fue cuando junto a sus alumnos creó unos cortos de diferentes temáticas para después hacer una gala nocturna. “A nivel emocional me impresionó mucho”, dice. Estos proyectos los acompaña con clases magistrales, exámenes para valorar “dónde se encuentra el alumno en el proceso educativo” y trabajo de campo… No deja todo a los nuevos inventos.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios