Así son por dentro los pisos ‘colmena’: zulos de tres metros cuadrados con cocina y baño compartidos por 250 euros al mes

La última polémica en cuanto a vivienda viene de la mano de Haibo 4.0, que ha presentado en Barcelona un proyecto de vivienda compartida con habitáculos de tres metros cuadrados en pisos colmena, con cocina y baño comunitarios, armarios y zona común por precios de entre 200 y 275 euros al mes.
Estos espacios, similares a las cápsulas que pueden encontrarse en China o Japón, se ubicarán en bajos comerciales reacondicionados, situados en el centro de la ciudad, y que incluirán entre 15 y 50 habitáculos.Resultado de imagen de pisos zulos 3 metros cuadradosidealista

Los cubículos, de 2,2 metros de largo y 1,2 metros tanto de ancho como de alto -con ventilación, luz, espacio de almacenaje y cierre acristalado opaco-, estarían fabricados en madera, según los primeros prototipos, y se repartirían en dos filas, una arriba y otra abajo, como si de una colmena se tratase, de ahí su nombre.

En el precio estarían incluídas la luz, el gas, el agua, internet y la limpieza de las zonas comunes, además de atención 24 horas para cualquier consulta.

Resultado de imagen de pisos zulos 3 metros cuadrados

twitter

Estará disponible este mismo mes, si los responsables del proyecto logran superar los obstáculos legales a los que se enfrentan, según recoge el portal inmobiliario Idealista.

Resultado de imagen de pisos zulos 3 metros cuadrados

Twitter

El ayuntamiento defiende que no cuenta con los requisitos de habitabilidad, pero Haibo defiende que existe un vacío legal.
Y es que el Ayuntamiento comandado por Ada Colau ya ha advertido que ese tipo de proyectos “no tienen cabida en Barcelona”, como han declarado fuentes del consistorio a El Periódico. “Es obvio que no cumple los requisitos mínimos de habitabilidad que se exigen para poder vivir con dignidad y en unas condiciones adecuadas”, aseguran.

Sin embargo, reconocen no tener constancia del proyecto y no haber recibido ninguna consulta sobre el mismo.

Sin embargo, desde Haibo defienden que hay un vacío legal que les permitirá sacar adelante su proyecto. “No alquilamos ni vendemos, es algo parecido a una comunidad o asociación, algo más social”, apuntan los fundadores, en declaraciones recogidas por Idealista. “Estamos en conversaciones con el Ayuntamiento para que se cree una normativa en torno a nuestro proyecto”, aseguran.

Los promotores insisten en que se trata de una solución pensada para jóvenes o para personas con bajos ingresos que no tienen otra forma de independizarse. “En Barcelona el problema de la vivienda afecta a las rentas más bajas”, apunta uno de los impulsores del proyecto, en declaraciones a El Periódico.

Entre los requisitos para poder acceder a este tipo de habitáculos, la empresa exige tener entre 25 y 45 años, con ingresos mínimos de 450 euros mensuales y no contar con antecedentes penales.

Si la iniciativa tiene éxito, desde Haibo ya tienen preparados otros siete espacios listos para ser rehabilitados y adaptados como colmenas.

Fuente

Comentarios