Aunque no te lo creas, es mejor beber agua del grifo que embotellada

La Unión Europea considera que faltan fuentes en las calles, y en los edificios públicos. Afirman que es más sano dejar el grifo correr que beber agua que ha estado en contacto con el plástico. En españa, además, tenemos una situación privilegiada: el 99,5% del agua potable en España es de buena calidad, según Sanidad.

Pero también es cuestión de números y de conciencia. El agua del grifo es más barata y no contamina. Como afirma Luis Babiano, miembro de la Asociación Española de Operadores de Abastecimiento —AEOPAS—, “si de verdad queremos una política real frente al cambio climático, eso pasa por poner en valor el agua del grifo”.

Giphy

Así, la Comisión Europea ha instado a los países a endurecer los requisitos de calidad y a instalar más fuentes en calles y edificios públicos. En España, por ejemplo, acudimos más al supermercado que al fregadero. Hay nueve países que nos superan en consumo de agua del grifo, con Italia a la cabeza.

Somos, en cambio, el tercer país que más agua embotellada consume. Nada más y nada menos que diez millones de botellas al día, a pesar de la gran calidad del agua del grifo. Julio Barea, coordinador de campañas de Greenpeace España, explica que “el agua del grifo está más controlada sanitariamente que el agua que compramos embotellada”.

Giphy

Así que lo mejor sería que aprovecháramos este privilegio: hay más de 2.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios