AXE arruinó la vida de esta joven, y ya hay respuesta oficial de la marca

La historia de Yaiza Schmöle, que se ha viralizado en los últimos días, es totalmente increíble. Yaiza participó en algo en teoría tan divertido como un concurso para la promoción de un desodorante… y sufrió un accidente que le dejó una incapacidad del 48%. Como es lógico, pide justicia: la joven ha comenzado a reunir firmas a través de la plataforma Change.org para que AXE asuma su responsabilidad en un accidente que casi le costó la vida.

Tras tres meses de competición y habiendo superado a 17.000 rivales, Yaiza llegó a la final del reto AXE que se celebraba en la isla de Ibiza. El premio final era nada más y nada menos que un viaje al espacio, el sueño de nuestra protagonista.

yaiza-accidente-1

Una de las pruebas de esta final era un blob-jump, una actividad que consiste en que dos personas se dejan caer desde una plataforma a un extremo de una colchoneta para, del golpe, impulsar al blobber —que está sentado en el otro extremo— a varios metros de altura y, tras el vuelo, caer finalmente al agua… Pero a pesar de las promesas de seguridad de la organización, algo falló.


La joven asegura que la prueba fue una chapuza desde el principio:

Fui disparada hasta una altura mucho mayor, de unos 12,5 metros, equivalente a un quinto piso, en plena noche, y algunos de los parámetros de los “ensayos” se cambiaron en el último momento para dar más espectacularidad a la prueba.

Se fue haciendo tarde y los últimos tuvimos que saltar en la oscuridad de la noche… muy espectacular sí, grandes pantallas, grandes focos que, desgraciadamente, seguían al concursante en su salvaje vuelo, cegándolo, imposibilitándole ver la superficie del agua para protegerse del impacto, porque, a pesar de tanto foco, habían olvidado iluminar lo más importante para la seguridad del concursante: el área de impacto.

Por culpa de la incompetencia de la organización, Yaiza acabó con dos huesos de la cara rotos y lesiones en cuello y rodilla:

Todo lo que recibí por parte de la organización fueron unos Ibuprofenos y tuve que ir en taxi al hospital más cercano, donde me sorprendió encontrar a otros concursantes lesionados. Yo había sido la última en saltar. ¡¿¿Por qué no nos avisaron ni pararon el concurso cuando se lesionó el primero??!

En el vídeo que acompaña a la petición de firmas, Yaiza continúa con su denuncia:

A pesar de todo, más de 800 días de baja después sigo esperando que AXE-Unilever admita su responsabilidad en lo ocurrido. Hasta el momento, ni mis denuncias en los medios de comunicación, ni la querella impuesta por un delito de lesiones por imprudencia están funcionando. Y por eso inicio esta petición, para pedirle a AXE que asuma su responsabilidad en lo ocurrido durante la final de su concurso del que se quieren desentender y que me indemnice en compensación no sólo por todo el infierno vivido estos años sino por tener ahora que adaptar mi vida personal y laboral a mi nueva condición de incapacitada.

Después de que la empresa AXE fuera consultada por las declaraciones de Yaiza, estas fueron por fin las declaraciones de sus abogados:


La empresa afirma que los concursantes sabían que se trataba de una actividad de riesgo y desmienten no haber realizado el seguimiento del estado de la concursante, además que aseguran que en el informe médico se descarta la existencia de lesiones graves.

Vía Elegí mal día.

Comentarios