Bebió 5 Red Bulls diarios durante siete años. Así está ahora su cuerpo

Dion Parratt estaba en 7° curso cuando decidió hacer dieta porque no estaba contenta con su cuerpo. Con 11 años casi dejó de comer. Para mantenerse con energía, Dion bebía cada vez más bebidas energéticas. Su dieta se convirtió en una adicción y durante años bebió al menos 4 de estas bebidas para poder pasar los días. 7 años después publicó en Facebook lo que esto había causado en su cuerpo:

“Sé que estoy horrible en esta foto. Pensé mucho en si publicarla o no. Esto es lo que sucede cuando te pasas tu niñez bebiendo bebidas energéticas. Ahora tengo que llevar cables y una enorme caja conectada al cuerpo. Antes de comprar baratas bebidas energéticas, piensa en lo que le hacen a tu cuerpo. Y a aquellos que sean padres: no dejes que tus hijos las beban; deberían estar prohibidas”.

Hoy Dion sufre graves problemas cardíacos y tiene que llevar un electrocardiograma 24 horas al día. Antes de que los médicos le hicieran un diagnóstico, Dion tuvo 2 abortos. Cuando fue al médico porque sentía palpitaciones, este le dijo que tenía la presión sanguínea baja. Esto es lo que había hecho que perdiera 2 bebés.

Los expertos advierten de que incluso tomar 2 bebidas energéticas al día proporciona al cuerpo una dosis peligrosa de cafeína. Es incluso más peligroso para niños y adolescentes. Beber una sola bebida energética al día aumenta los riesgos de sufrir enfermedades del corazón.

El elevado contenido en cafeína de estas bebidas aumenta la presión sanguínea, pulso y activa el cerebro. Si consumir este tipo de bebidas se convierte en un hábito, el cuerpo puede sufrir un grave síndrome de abstinencia cuando dejas de tomarlas. Esto puede incluir fatiga, dolores de cabeza y depresión.

Sin embargo, los médicos se sorprendieron de que esta práctica provocara baja presión sanguínea a Dion. Es posible que su joven cuerpo se acostumbrara a las elevadas dosis de cafeína y dejara de reaccionar a la sustancia. Esto también puede suceder si tomas demasiada cafeína.

Es terrible pensar que esta chica de 18 años no es la primera, ni probablemente la última, víctima de estas populares bebidas. Otro británico murió por consumir demasiadas.

Pero antes de que se ponga el grito en el cielo y se prohíban estas bebidas, recuerda que las bebidas que comercializan muchas de las grandes cadenas de café contienen tanta, y a menudo más, cafeína que la típica bebida energética.

Como con todo en la vida, el equilibrio es la clave. Puedes darte un capricho de vez en cuando, pero Dion perdió el control y ahora paga el precio por ello. Un precio muy alto.

Fuente

Comentarios