Cachondeo por el truco más caradura visto en las carreteras españolas que ha descubierto la Policía

Siempre hablamos de esa picaresca que se supone que nos define y nos diferencia de nuestros vecinos europeos. Y de hecho, según un reciente estudio los españoles no creen que se pueda confiar en otras personas, exceptuando las que formen parte de su círculo más cercano de familiares y amigos.

Giphy

¿Cuándo y por qué ha surgido esta actitud? ¿Tiene algo que ver la crisis económica, o siempre hemos sido desconfiados por naturaleza? Puesto que no existe apenas literatura sobre el tema, los expertos coinciden en que es muy difícil dar una respuesta científica a estas cuestiones.

Pero precisamente, es la literatura lo que primero nos viene a la cabeza: aquella historia del lazarillo de Tormes y un viejo ciego compartiendo un racimo de uvas.

Estos días hemos conocido un nuevo ejemplo de esta famosa picaresca: agentes de la Policía Local de Lepe, en Huelva, han detenido a un hombre de 44 años que fue sorprendido en mitad de la carretera haciendo algo inesperado.

Nuestro protagonista se encontraba modificando la línea continua de una carretera para poder tener acceso directo a una finca sin realizar ninguna maniobra.

Se trataba de un vecino de Isla Cristina, trabajador de una finca próxima al lugar de los hechos, modificando la señalización de la vía interurbana HU-3301. El hombre estaba anulando una línea continua, convirtiéndola en discontinua, en un tramo catalogado como peligroso por señal vertical.

Resulta que hace apenas una semana el titular de la vía, la Diputación Provincial de Huelva, había finalizado las obras de asfaltado y pintura que el investigado intentaba modificar.

El denunciado ha sido citado para celebración de juicio el próximo miércoles en el Juzgado en funciones de guardia de Ayamonte, en Huelva.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios