Cachondeo por la inesperada respuesta en directo de un hombre a un reportero de Telemadrid

Es fácil ser espontáneo si se tiene confianza en uno mismo y una gran autoestima.

La espontaneidad es la capacidad de ser natural y sincero en la manera de pensar y actuar. En realidad no tiene que ver con hacer o decir cosas originales o ingeniosas, sino que simplemente se aplica a las personas que son transparentes y se muestran tal y como son, tanto en su conducta como en sus palabras.

Giphy

Ser espontáneo es ser natural, y por ese motivo los que lo son no necesitan disfrazarse para mostrar la mejor versión posible de sí mismos. Por todo esto, resulta evidente que ser espontáneo es un indicador de bienestar emocional.

Además, la espontaneidad facilita las relaciones humanas: cuando no hay segundas intenciones, ni mensajes indirectos, todo es más sencillo. Gracias a naturalidad, las personas espontáneas se dejan fluir en cualquier circunstancia, generan climas de seguridad y ayudan a ser sinceros a los demás, gracias a su naturalidad.

Es fácil ser espontáneo cuando se tiene una gran autoestima; de lo contrario, el asunto se vuelve un poco más complicado… pero no imposible. Podemos aprender de nuestro protagonista del día que, a pesar de no estar en su mejor momento, es capaz de hacer gala de una espontaneidad que ha dejado desarmados —nunca mejor dicho— a muchos internautas.

“Nada, no se lo doy”.

Un hombre de 46 años atracó el pasado miércoles una tienda de ropa de Madrid con una pistola de juguete. Se trataba de una réplica tan bien hecha, que la trabajadora no sospechó nada.

Un equipo de reporteros de Madrid Directo, el programa de Telemadrid, se desplazó a la calle Goya para demostrar hasta qué punto es difícil saber si un arma es o no falsa. Fue el reportero Dani González quien lo explicó así ante la cámara:

“Yo quiero hacer ahora mismo un experimento. Preguntarle a cualquier persona que pase por la calle si yo le pongo esta pistola y le digo que le quiero atracar ver qué opina.”

Con lo que no contaba es con lo que ocurrió cuando paró a la primera persona. “Imagínese que yo ahora mismo le apunto con esta pistola y le digo que me dé todo el dinero que tiene. ¿Qué haría?”, dijo dirigiéndose al hombre. “Nada, no se lo doy”, respondió seguro de sí mismo. “¿Y por qué?”, insistió.

Y entonces vino la respuesta que dejó a cuadros al reportero, y que terminaría convirtiéndose en todo un fenómeno viral:

“Porque no tengo ganas de seguir viviendo.”

La respuesta provocó las risas de los presentadores del programa de Telemadrid, Berta Collado y Emilio Pineda, que seguían la escena desde el plató. “Has encontrado al madrileño menos miedoso, le da igual todo”, dijo Pineda entre risas.

En Twitter la mayoría de los usuarios aseguraron que se identificaban con las palabras del señor:

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente

Comentarios