Carlos Sobera interviene y pone fin a una cita de ‘First Dates’ al conocer las verdaderas intenciones del pretendiente

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Parece que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Por ejemplo, gracias a la cena de Fernando e Isabel, hemos descubierto que la desesperación en el amor puede causar estragos en tus pensamientos… pero la laboral nos puede hacer perder a la mujer de nuestra vida.

Y es que la cita parecía ir a la perfección… hasta que ambos se fueron al reservado y la verdad salió a la luz: Fernando tenía un interés en First Dates que iba más allá de encontrar pareja. Así se lo confesó a su pretendienta:

“Soy actor publicitario, y pensé que, al venir aquí, además de encontrar a la mujer de mi vida, también podría abrirme puertas en el trabajo.”

Yo me he dedicado a la publicidad durante 11 años. Pero creo que lo de abrirte puertas por venir aquí… Creo que es al revés“, opinión Isabel al escuchar a su cita.

Pero él siguió con su plan, y llegó a decirle a Isabel que “yo creo que tengo que cantar, si no no me van a fichar. Yo quiero trabajar en la tele“.

Ahí fue cuando ella comprendió al fin que interés en ella, más bien ninguno. “¡Ah!, que tú has venido aquí a eso, a que te fichen“, le reprochó. Y la contestación de Fernando fue todo un poema:

“No, yo he venido a buscar la mujer de mi vida, pero por favor, un trabajo, aunque sea presentando el tiempo, lo que queráis, por favor.”

Al escuchar esto, ella se excusó para ir al aseo, pero fue directamente a chivarse a Carlos Sobera:

“Me ha engañado al 100. Ha venido de maravilloso, de divino y luego vas descubriendo que todo es un lucro personal.”

Y mientras ella le contaba esto al presentador y trabajadores del restaurante, Fernando salió a buscarla pero se topó con Sobera. En una situación inédita, el presentador se sentó a hablar con Fernando para conocer su versión:

“Fernando, ella está muy disgustada. La impresión que tiene es que has venido a promocionarte, que es una manera indirecta de decir que no tienen ningún interés en ella, cuando ella estaba muy contenta contigo, entonces se siente instrumentalizada, al igual que nosotros.”

No es esa la intención. La intención es buscar a la mujer de mi vida. Lo he dicho como una broma“, se excusó Fernando. Posteriormente, lo aclaró más todavía delante de la cámara:

“Sinceramente, cuando he visto que no era la mujer de mi vida y no sabía salir de la situación he hecho la broma de la tele, pero yo no he venido aquí a promocionarme. Creo que este no es el camino.”

Pero al ver que la cita ya era irreparable, el presentador decidió despedirse de ambos, que se marcharon del restaurante del amor, compuestos y sin novia… ¡ni contrato!

Estas fueron algunas reacciones en las redes sociales:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Comentarios