Cuando invitar a una vegana a una barbacoa se convierte en un problemón tremendo

Ya está aquí el verano, las terrazas, los baños en la playita o en la piscina y, como no, las BARBACOAS. 

 

 

“Quítate tú que yo lo hago mejor”, “métele más carbón” o “saca ya esos filetes que se te van a quemar” son algunas de las frases que se repiten cuando un grupo de amigos se reúne alrededor de una barbacoa.

 

“La barbacoa, la barbacoa, como me gusta, la  barbiquiú” (perdón)  

 

 

Pero claro, en estos tiempos que corren cada vez es más difícil encontrar un grupo de amigos donde no hayan por lo menos dos o tres veranos. Un auténtico quebradero de cabeza para el que organiza la barbacoa, que tiene que hacer malabares para tener contentos a todos los asistentes. 

 

Comentarios