Cuando no sabes lo que es el beso negro… y te ofreces así a todos tus contactos

Ah, la inocencia de la infancia. Ese maravilloso tiempo, cada vez más corto, donde no estás todo el día de mal humor.

¿Y por qué decimos que el tiempo de ser un niño cada vez es más corto? Porque gracias a Internet, los niños de nueve y diez años saben cosas que nosotros no descrubimos hasta los veinte. Y algunos hasta los 30…

Pero aún queda un poco de esperanza. Un tablón al que agarrarse en el naufragio de las redes sociales y de niños de diez años que te piden amistad. Un oasis en el desierto virtual. 

Esta publicación de Facebook, que se ha convertido en un fenómeno viral en las redes sociales, nos ha devuelto la fe en la infancia y en su inocencia. Y es que, siempre, la maldad está en los ojos del que mira. 

Comentarios