Descubren que las patatas fritas del McDonalds podrían curar uno de los trastornos que más preocupa a los hombres

No hay duda, uno de los peores dramas que puede vivir la autoestima de un hombre es quedarse calvo. Hay quienes lo aceptan y, adelantándose a la maldita alopecia, rapan su cabeza al cero y salen a la calle orgullosos de sí mismos. Bravo por ellos. Otros lo llevan bastante peor, y ocultan sus claros con cortinillas o peinados que no engañan a nadie. También están los que pueden permitirse un injerto capilar, que no es nada barato, y aquí nos podemos encontrar a un famoso tenista español o un entrenador de fútbol argentino.

Pero las súplicas de estos hombres que se miran al espejo todas las mañanas y ven como su pelo desaparece pueden haber sido escuchadas. Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de Yokohama, en Japón, han descubierto un químico que ayuda al crecimiento y regeneración del cabello. Este químico, el dimethylpolysiloxane, ha sido probado en ratones, creando nuevos folículos al cabo de unos días. Según estos investigadores, la clave está en la elección del material de sustrato para el recipiente del cultivo: “Utilizamos el dimetilpolisiloxano permeable al oxígeno (PDMS) en el fondo del recipiente de cultivo, y funcionó muy bien”. 

Pero lo que nos ha dejado con la boca abierta y el culo torcido ha sido que este químico de nombre impronunciable y que puede ser el remedio para la calvicie te lo puedes encontrar en las patatas fritas de la cadena de comida rápida McDonald’s. Sí, no es broma. El dimethylpolysiloxane se utiliza por seguridad, ya que evita que el aceite donde se fríen las patatas arda en llamas.

 

 

Comentarios