Después de la marcha de Oriana, ‘Gran Hermano VIP’ se queda sin otro concursante

Oriana abandonó Gran hermano VIP a los dos días.

Oriana Marzoli lo volvió a hacer: dos días después de haber entrado a la casa de Gran Hermano VIP como concursante, decidió abandonar el reality. Lo hizo asegurando que se encontraba agotada psicológicamente de su presencia en este tipo de formatos, en los que ella misma se consideraba toda una experta.

Telecinco

“Me siento muy agobiada. Siento que no estaba preparada para entrar en otro reality”, confesó a Jorge Javier Vázquez en una intervención en directo en la que Sábado Deluxe contactó con la casa de Gran Hermano. Aunque desde el programa hicieron todo lo posible por convencerla para que se quedara, la joven aseguró que llevaba “mucha carga aún” de sus anteriores programas de telerrealidad: “me entra como una ansiedad que no sé explicar. Me tengo que ir. Necesito dejar los realities”, explicó

El motivo por el que Ángel Garó abandonará Gran Hermano VIP.

Ahora, después de Marzoli, Gran Hermano VIP está a punto de quedarse sin otro de sus concursantes: Ángel Garó. El cómico deberá ausentarse de Guadalix de la Sierra, aunque será solo durante unas horas. Según han contado en Sálvame, lo hará para enfrentarse a un juicio que tiene pendiente con su expareja.

Telecinco

Así, el artista deberá a acudir al juzgado número 5 de Málaga este próximo 26 de septiembre después de la denuncia que interpuso su ex novio Darío. Garó deberá abandonar por unas horas la casa más famosa de la telerrealidad, y explicar ante un letrado su versión de lo ocurrido.

Otros famosos en la misma situación.

En la historia de los realities, este tipo de situaciones no son nuevas: en 2011, la Guardia Civil irrumpía en Acorralados para detener al Dioni, que tenía que acudir a los juzgados para declarar por un presunto delito de conducción bajo los efectos del alcohol. Después, regresó a la casa del concurso de Telecinco como si no hubiera pasado nada.

Le pasó también al mítico “pequeño Nicolás”, otro ejemplo de participante que debió dejar un programa para cumplir con la ley. En su caso, se trató de la casa de la cuarta edición de Gran hermano VIP, y su ausencia duró seis horas.

Y, por último, ocurrió también en Supervivientes, donde María Jesús Ruiz fue requerida por la justicia como testigo en un juicio. En este caso, la ausencia duró varios días, aunque el programa aseguró que permanecería aislada y que seguiría teniendo la misma dieta que el resto de “superviventes”.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios