El anuncio de Ana Pastor después de las brutalidades que un grupo de policías dijo sobre ella y su marido

¿Tienen los famosos que aguantar todos los insultos y ataques que reciben en las redes sociales sin contestar? ¿Está mal que una celebrity se ponga al nivel de sus trolls? Dicen que “nunca hay que alimentar al troll“, y razón no les falta: se trata de personas incansables que por mucho que les digáis nunca dejará de, con perdón, dar por saco. Pero también es cierto que los famosos son humanos, y hasta el más templado tiene su particular “día de furia.

Le ocurrió recientemente a Leiva, el cantante de Pereza, que se ha enfadó con toda la razón del mundo después de encontrarse con un titular bastante inapropiado de Antena 3. La noticia aludía a la entrevista que concedió a El País: decidieron titularla “Leiva habla del trastorno mental que padece“, y se quedaron más anchos que largos. Y ahora, es la periodista de laSexta Ana Pastor quien ha estallado por unos comentarios sobre ella aparecidos en un polémico grupo de WhatsApp de los policías municipales de Madrid.

Pastor ha anunciado que se querellará por unos mensajes en los que, entre otras cosas, se desea la muerte de los trabajadores de laSexta… en concreto la de la propia periodista y su marido Antonio García Ferreras.

Ojalá sea ella —Ana Pastor— una de las víctimas, y el indeseable de su marido —Ferreras—“, dice uno de los execrables mensajes. Otro de los agentes va más lejos aún: “ojalá explote laSexta con todos ellos dentro y que ese día estén también Pablo Iglesias y Rufián“.

Por este tipo de contenidos, Pastor ha decidido querellarse.

El chat por lo visto fue creado hace dos años para tratar el asunto del turno de noche del Cuerpo, y está compuesto por alrededor de 150 personas. Después de los atentados en Cataluña de este mes de agosto, un grupo de cinco o seis agentes subieron el tono de los mensajes y empezaron a criticar a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el mismo chat. Algo que desembocó en que se usara el grupo de WhatsApp para vertir todo tipo de opiniones de este tipo

Por lo visto, uno de ellos denunció a otros integrantes del grupo por delitos de odio y amenazas. Presentó la denuncia cuando comenzó a ser intimidado por reprochar que, siendo policías, utilizaran el chat para vertir estas descalificaciones y no para reivindicar mejoras laborales. El grado de estas intimidaciones ha obligado a este agente no solo a reforzar su seguridad personal, sino también la de su propia familia por miedo a posibles represalias.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Comentarios