El aplaudido homenaje de una tuitera a su madre, la azafata feminista del ‘Un, dos, tres’

“A veces olvida lo maravillosa, fuerte, y especial que es”.

Puede que a los más veteranos les suene la cara e incluso el nombre de Pilar Medina. Ella fue una de las azafatas del mítico concurso Un, dos, tres de TVE, durante los años 1976 y 1978.

Lo que muchos desconocen es lo que estudió, lo que consiguió más allá de su aparición en el programa de Chicho Ibáñez Serrador y, sobre todo, a qué se dedica en la actualidad.

Su hija, la cantante Helena Goch, quiso rendirle un pequeño gran homenaje. Publicó un precioso hilo de Twitter que se ha convertido en viral en solo unas horas, y que ya acumula casi 10.000 me gusta.

Según cuenta la joven, todo empezó cuando los amigos de su madre decidieron presentarla sin que lo supiese a un concurso de belleza en una discoteca en 1976. Por aquel entonces, ella trabajaba de secretaria para pagarse sus estudios, y no tenía ninguna relación con el mundo de la belleza.

A pesar de todo, decidió presentarse, ya que “lo peor que podía pasar era que ganase un dinerito extra y se pudiera poner a estudiar una carrera antes”.

Sorprendentemente, ganó también ese certamen, lo que hizo que pudiera viajar a Japón y a otros muchos países gracias a su título de belleza.

En la gala de Miss International incluso se quitó un zapato, algo que no le impidió hacerse con el título, y marcar un antes y un después de los certámenes de belleza en España.

Después de esto, empezó a trabajar como azafata del programa de Ibáñez Serrador, donde se dio a conocer al gran público de la época. Pero por aquel entonces, tomó conciencia feminista y se dio cuenta de que se la percibía únicamente por su físico, y no por su capacidad intelectual.

A partir de ese momento, su vida dio un cambio.

“Con 31 años y embarazada de mí se sacó sus oposiciones de profesora de lengua y literatura. Y en estos 30 años ha dado clase en muchísimos institutos, ha dado clase hasta en la cárcel”, detalló su hija en el hilo. Según cuenta, el cariño y la complicidad que mostraba “ha tocado el corazón de muchos reclusos”.

Con el ejemplo de su madre, Goch quiso mandar un mensaje de superación para aquellas personas a las que se les ha dicho “que no pueden ser algo”.

“Mi madre luchó contra una sociedad súper machista que le decía que para qué iba a sacarse una carrera, que con su belleza no le hacía falta.”

“Gracias a ella, yo elijo que nadie me diga lo que puedo o no puedo ser. Solo yo decidiré eso. Y cada uno tiene su propio concepto del éxito. Para mí Éxito es vivir con amor por la vida”, contó en el hilo, explicado que además le ha dedicado una canción en su último disco titulada “La reina del baile”.

La cantante concluyó con una moraleja de superación:

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios