El cambio de Lidl que ha provocado una revolución en la venta de huevos

Como probablemente sabréis, Lidl es una cadena de supermercados de descuento de origen alemán. Actualmente opera más de 10.000 establecimientos en 27 países, y forma parte del grupo Schwarz, uno de los mayores conglomerados de distribución de Europa.

Twitter

Un poco de historia: el primer local de España fue abierto en Lérida en 1994;​ desde entonces su presencia no ha parado de aumentar, y actualmente cuenta con más de 535 supermercados, incluyendo Baleares y Canarias. Además de 10 centros logísticos repartidos por España, siendo el más grande el situado en Alcalá de Henares.

Cuando la marca llegó a España, su reclamo fue aquello de “¡Lidl, mejor precio y calidad!”, pero siempre existió entre los consumidores la sensación de que sus productos eran de inferior calidad.​ Por este motivo, ampliaron el porcentaje de proveedores nacionales y se centraron en prometer la calidad del producto, bajo el eslogan “no se engañe, la calidad no es cara”.

Además, en 2009 contrató al chef Sergi Arola para que diseñase y promocionase la marca blanca de productos gourmet Deluxe. Una táctica que a la larga les funcionó: actualmente se ha convertido en el segundo negocio con mayor facturación en España.

Pero el motivo por el que estos días están en boca de todo el mundo es otro. Hace un año, la cadena de supermercados anunció que dejaba de vender huevos procedentes de gallinas enjauladas —por si no lo sabéis, son esos que vienen marcados con un número “3”—. Este movimiento pionero en el sector de la distribución provocó importantes cambios en las granjas españolas.

Así, gracias a esta iniciativa —entre otras— el número de gallinas libres de jaula se ha duplicado en apenas dos años. En 2016, 40 millones de gallinas ponedoras de un total de 44 millones estaban enjauladas, según datos del Ministerio de Agricultura. Dicho de otra forma, las gallinas libres de jaula representaban el 7% del mercado, una cantidad muy pequeña.

Pues bien, la cuota se ha duplicado hasta alcanzar el 15% a finales de 2018, según datos de la consultora Kantar Wordlpanel. El cambio en los consumidores tiene mucha relación con aquella decisión tomada hace un año, ya que el estudio determina que el 43% del crecimiento es consecuencia directa del distribuidor de origen alemán.

Los proveedores de huevos de Lidl en España han invertido alrededor de 20 millones de euros en nuevas instalaciones, significando la liberación de más de un millón de gallinas. La decisión de la quinta cadena de supermercados más importante del país además provocó un debate público sobre el bienestar animal. Los consumidores en general han respaldado la decisión de Lidl, que además está empezando a ser copiada por otros competidores. Además, la cadena de supermercados ha elevado las ventas de huevos en un 26% desde que anunciaron el fin de los huevos de gallinas enjauladas.

De esta manera, Lidl se ha convertido en la cadena de supermercados preferida entre los consumidores que compran huevos producidos por gallinas libres de jaula, según la consultora. La cuota de mercado de esta cadena en estos productos en concreto es del 27%, mientras que solo representa el 4,8% en el mercado global de la distribución.

La tendencia de los consumidores hacia un consumo más responsable se está dando a nivel mundial, y de hecho otra de las decisiones más comentadas de Lidl ha sido la eliminación de las bolsas de plástico, y la venta de leche fresca de Milbona que proceda únicamente de vacas que pastan al aire libre.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios