El detalle de la muerte de la primera hija de Ana Julia que está volviendo locos a los investigadores 20 años después

La primera hija de Ana Julia murió en 1996 en extrañas circunstancias, la mujer detenida por el asesinato de Gabriel Cruz en Níjar. La niña de solo cuatro años cayó desde una ventana en su casa de Burgos a un patio interior desde un séptimo piso. Según relata el atestado, la policía no llegó a tomar declaración a la madre por sufrir “una fuerte excitación nerviosa”. La policía ha informado que se volverá a revisar el caso para despejar cualquier duda sobre una posible participación de la madre.

El suceso se está revisando por si algún punto negro se hubiera dejado atrás. Uno de los extraños matices de aquel caso, en aquel momento aislado, y que ahora cobra su importancia tiene que ver con la venta por la que su hija se precipitó al vacío. La pequeña tenía 4 años. Y era una ventana con contraventanas.

Según el atestado, los agentes pudieron “comprobar que en el interior del patio de luces de la vivienda se encontraba muerta en posición de cúbito supino con los brazos y las piernas flexionadas y abiertas, el cuerpo de una niña que vestía pijama de color blanco con rayas color rosa”.

La niña era fruto de una relación anterior de Ana Julia en la República Dominicana. El padre que adoptó a la niña declaró a la policía tras el hallazgo del cuerpo caído del séptimo piso del edificio en el que vivía que cuando se despertó se asomó a la habitación de las niñas y fue cuando se dio cuenta de que la mayor no se encontraba en la cama.

La ventana de dobla hoja que daba acceso al patio interior estaba abierta. Abajo, en el patio, yacía el cadáver de la niña. Ahora se investigan de nuevo estos hechos por si Ana Julia pudo haber tenido alguna implicación.

Comentarios