El nuevo testigo del caso Gabriel que podría resolver muchas dudas al juez

Decir que el asesinato de Gabriel Cruz por parte de Ana Julia Quezada ha conmocionado a toda España, es quedarse corto. Una de las mejores demostraciones de lo mucho que ha impactado el suceso a nuestra sociedad, son las numerosas muestras de cariño que la familia ha recibido a diario desde todas las provincias del territorio español.

Sin duda una de las más especiales y conmovedora ha sido la de unos grafiteros que decidieron homenajear al pequeño dedicándole un mural en la casa de su abuela.

A pesar de que ya hace un mes de su desaparición y muerte a manos de la pareja sentimental de su padre, Ana Julia Quezada, el recuerdo del menor sigue estando muy presente.

Pero a veces, en vez de inspirar demostraciones de cariño, la huella que ha dejado ese suceso saca lo peor de las personas. El pasado domingo de Pascua, en la localidad de Coripe, se llevó a cabo la tradicional Quema de Judas en la Plaza principal del pueblo.

En otras ocasiones, salen a la luz nuevos datos relacionados con la asesina confesa del pequeño, que nos hacen perder aún más la fé en la humanidad. Una de las últimas noticias relacionada tiene que ver con algo que la Guardia Civil habría encontrado en el ordenador de Ana Julia.

La otra, con las diez personas que declararán como testigos en el caso de la muerte del menor de Níjar, tal y como ha indicado el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano.

Lo que más ha llamado la atención es que entre estas personas se encuentra la expareja sentimental de Ana Julia, que es con quien la asesina llegó al pueblo almeriense desde Burgos; declarará en una de las dos jornadas previstas para este martes y el próximo jueves.

La mujer dominicana llegó al pueblo de los padres de Gabriel en 2014, después de que ella y su entonces pareja descubrieran el lugar durante sus vacaciones y, después de unas semanas, abrieron un bar-cafetería en un centro comercial de Las Negras. No obstante, semanas después rompieron su relación.

Fue en ese momento cuando la asesina de Gabriel entabló una relación sentimental con el padre del pequeño, aunque fuentes cercanas a la investigación aseguran que la relación no se había consolidado hasta hace unos meses.

También están citados varios familiares de los padres del menor y un agente de la Policía Local de Níjar.

Comentarios