El truco más fácil para no volver a recibir ni una llamada publicitaria

A todos nos ha pasado alguna vez —o muchas—… suena nuestro teléfono fijo, ese que en ocasiones no hemos compartido con nadie, en mitad de la siesta, o nuestro móvil en el trabajo, por la calle o en el momento que peor nos viene. Al otro lado de la línea lo más probable es que haya un teleoperador con unos excelentes modales que quiere ofrecernos un cambio de operadora móvil, o cualquier otra cosa.

Giphy

Ante esta situación, normalmente la primera reacción es un resoplido de agobio. Y ahí es donde comienza la batalla: por un lado, el consumidor desprevenido que no quiere ser irrespetuoso, pero busca la forma más rápida de terminar la llamada; al otro, un sufrido teleoperador al que no le queda otra que iniciar un monólogo casi infinito que, en la mayoría de ocasiones, acabará de forma infructífera.

¿Qué se puede hacer ante esta situación? Lo mejor de todo es tratar de cortar el problema de raíz. Y, para ello, cada vez hay herramientas mejores y más fáciles de utilizar. La Policía Nacional ha compartido en Twitter el truco más fácil para dejar de recibir este tipo de llamadas publicitarias.

“Estás recibiendo LLAMADAS #PUBLICITARIAS por encima de tus posibilidades ? Lo tienes muy fácil, apúntate en un fichero de exclusión como la LISTA ROBINSON”, escribió el Cuerpo.

Esta famosa “Lista Robinson”, sobre la que todos hemos oído hablar alguna vez, es un fichero gestionado por la Asociación Española de Economía Digital. En ella puede inscribirse cualquiera, y al hacerlo selecciona el medio o canal de comunicación a través del cual no desea recibir publicidad: puedes ser correo postal, llamadas telefónicas, correo electrónico o cualquier otro medio.

La lista tiene que ser consultada por quienes vayan a realizar una campaña publicitaria, para excluir de la misma a las personas inscritas. Sin embargo, mucho ojo, porque aunque os hayáis inscrito en ella podéis seguir recibiendo publicidad de productos o servicios de una empresa de la que sois cliente o a la que habéis dado vuestro consentimiento.

En este caso, cuando hemos dado consentimiento para que utilicen nuestros datos con fines publicitarios, deberíamos poder revocar el consentimiento prestado en cualquier momento llamando a un teléfono gratuito o a los servicios de atención al público que el responsable del tratamiento haya establecido.

Según la propia Agencia Española de Protección de Datos, la inscripción de vuestros datos en la Lista Robinson sería una buena solución para evitar el contacto de empresas a las que no habéis prestado tu consentimiento.

Cabe destacar que la inscripción en la Lista Robinson es eficaz a partir del tercer mes desde la fecha en que registréis vuestros datos, así que es posible que en ese plazo sigáis recibiendo alguna comunicación comercial.

Inscribiros es muy fácil —y gratuito—, y podéis hacerlo a través de este enlace.

Fuente

Comentarios