El truco para descongelar el parabrisas de vuestro coche que nunca deberíais usar

“Nosotros en 2019 y esta mujer en 2359”, es uno de los comentarios que se han podido leer en las redes sociales sobre un vídeo que presenta una forma rápida y eficaz para descongelar la luna de nuestro coche. El truco, aparentemente sencillo —y revolucionario—, consiste en esparcir una bolsa de agua caliente sobre la luna del coche.

La técnica promete acabar con cualquier rastro de hielo en cuestión de segundos, algo muy socorrido con la llegada del frío, las heladas y las nevadas. Somos muchos los que estamos encantados de conocer formas de descongelar la luna de su coche lo más rápido posible para ir al trabajo.

Sin embargo, no todo vale: el vídeo parece muy eficaz, pero la realidad es otra. Y es que le truco que aparece en las imágenes puede llegar a ser muy peligroso.

Lo malo de tratar una luna congelada con agua caliente.

Teniendo en cuenta los conceptos básicos de la termodinámica, cuando el agua caliente entra en contacto con un vidrio frío, este se dilata rápidamente. El problema es que el cristal es un mal conductor del calor, y por esta razón podría registrar una rotura en la zona donde el vidrio todavía frío se encuentra con el vidrio caliente, causando grietas en el parabrisas.

Por esa razón, la técnica que se ha viralizado a través de las redes sociales es una malísima opción. Aunque parezca muy eficaz, sigue siendo mucho más recomendable ser pacientes y descongelar el cristal mediante los métodos tradicionales. El truco no solo es peligroso para vuestro vehículo, sino que también puede serlo para vosotros.

Cómo descongelar correctamente el parabrisas de tu coche.

Lo más recomendable es tener paciencia, ya que tratar el cristal con cuidado os permitirá disfrutar de él muchos años más. Las opciones más populares siguen siendo quitar el hielo con una rasqueta, con un anticongelante o contar con un parabrisas térmico que pueda enfrentarse a estas temperaturas.

Una de las maneras más seguras de hacerlo es encendiendo el motor del coche, poniendo la calefacción al máximo, encendiendo el aire acondicionado y apagando la recirculación del aire dentro del coche. Es un método de descongelamiento un tanto lento, pero nos permitirá extraer el hielo sin ningún problema. A pesar de no ser tan inmediatas como el agua caliente, son opciones que os ayudarán a descongelar la luna del coche sin dañarla.

Comentarios