El tuit con las extrañas muertes de implicados en corrupción que deja a España a la altura de House of Cards

Ayer miércoles nos sorprendía a todos la muerte de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, en una finca de Villanueva del Rey (Córdoba). El ex banquero, según la primera versión de la Guardia Civil, se habría suicidado con una escopeta de caza, poniendo la culata de ésta sobre el suelo y el cañón en su pecho.

Blesa, que había desayunado previamente con sus amigos y compañeros, se habría ausentado con la excusa de mover su vehículo, posteriormente suicidándose en el garaje de la finca. Fuentes cercanas al ex banquero han asegurado que había pasado peores momentos que los actuales: “En los momentos más duros jamás se le vio abatido, y curiosamente este no era el peor momento por el que estaba pasando, de hecho, era el más tranquilo”. 

Y como la imaginación es libre, y a algunos nos gusta más una conspiración que a un niño un caramelo, muchos usuarios de las redes sociales pusieron en duda el suicidio del ex presidente de Caja Madrid, comentando que más parecía que lo habían callado porque sabía “demasiado” de gente muy importante.

Incluso hubo algunos que, como el escritor @JuanGomezJurado, tiraron de hemeroteca insinuando que pertenecer a algunas de las innumerables tramas de corrupción del Partido Popular en nuestro país perjudicaba seriamente la salud. Como decía el maestro Gila, “aquí alguien ha matado a alguien”, y tanta coincidencia parece, por lo menos, sospechosa.

Comentarios