Espeluznante: se suicida después de morir su madre, y deja esta durísima nota

Aunque no se habla de ello tan a menudo como deberíamos, el cuidado de un ser querido enfermo, y además tener que compatibilizarlo con el estrés del trabajo, puede pasar factura. Paige Chester, de 21 años, empezó a lidiar con la depresión el pasado mes de octubre cuando tuvo que compaginar el cuidado de su madre discapacitada y las presiones de su vida profesional.

Finalmente, la madre de Paige falleció después de una larga lucha contra una enfermedad. Según informa Mirror, su hija nunca se separó de su lado, cuidándola en todo momento a lo largo de su convalecencia. Cuando su madre murió, Paige cortó la relación que tenía con un chico y se mudó a Maidstone, Inglaterra, para vivir sola.

Según indican las fuentes policiales que han investigado el caso, poco después, Paige se suicidó. La joven había entrado en una depresión por la que tenía que medicarse muy a menudo.

A finales de febrero, la joven estaba mucho más animada y optimista, y publicó lo siguiente en las redes sociales: “después del peor momento de mi vida, he salido mucho más fuerte.

“No podría estar más contenta ahora mismo con mi trabajo y con la vida en general, aunque hayan ocurrido cosas tristes. Ojalá pudieras verme ahora mamá, espero que estés orgullosa de mí.”

Pero un mes después de dejar el tratamiento contra la depresión, Paige dejó de ir al trabajo de repente. Su hermana y dos amigos fueron a su casa para ver qué pasaba, temiéndose lo peor, y se encontraron el cuerpo de la joven sin vida.

Paige había dejado una nota de despedida:

“Amo mucho a mi familia, lo he intentado, pero necesito a mi madre. Lo siento.”

Desde aquí enviamos nuestro más sentido pésame a la familia y amigos de la fallecida.

Comentarios