Están teniendo una conversación “picante”, pero él se queda descolocado con el final

Decía Michi Panero, con más razón que un santo, que “en esta vida se puede ser de todo menos un coñazo“. Hay personas que aún piensan que si se ponen muy, muy pesados, pueden conseguir sus objetivos. El “pico y pala” de toda la vida… pero ahora con un monitor de por medio.

Pues bien, sentimos deciros que por pedirle 300 veces a una muchacha una foto “picante” por Internet, no os la va a mandar si las diez primeras veces os ha dicho que no; lo único que conseguiréis es que la próxima vez que os vea conectado se haga la sueca y os ignore por pesados, con toda la razón del mundo.

O eso, o algo mucho peor: que os trollée sin compasión, y además el resultado acabe convirtiéndose en viral en las redes sociales como en este caso.

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía

Comentarios