Estas chicas enseñan los errores más comunes en los personajes femeninos creados por hombres escritores y cada cual es mejor

No es ningún secreto que, a veces, los hombres describen a las mujeres de formas muy raras, creando una imagen incómoda e irreal, ahora algunas mujeres a las que no les gusta eso se han unido para recopilar una “carta abierta” a los hombres escritores.

Desde la realidad de la menstruación a la funcionalidad de los tacones altos, corrigen los tópicos y errores que han escrito de la siguiente manera:

chuache-8

1.

Cuando estamos solas, normalmente llevamos cualquier cosa cómoda, como una camiseta ancha y unos pantalones de pijama. Nos comemos las palomitas que se nos caen por el escote y nos paramos en la cocina rascándonos el culo mientras pensamos qué vamos a comer. Nos tiramos pedos, eructamos, nos sacamos los mocos y hacemos todas esas cosas normales que hacen los humanos. Es extremadamente poco probable que una mujer sola en casa esté posando seductoracon su mejor lencería, peinada y maquillada. Seguramente esté comiendo pizza fría con una coleta y viendo Netflix, y no arqueando su espalda o sacando pecho a menos que esté estirándose antes de cambiar de postura en el sofá.

via GIPHY

2.

Romperse una uña es DOLOROSO. Si esto cuesta de entender, imagina la cantidad de fuerza creada por una palanca larga (una uña larga tras la manicura) que se inflige en los nervios de la raíz de la uña, al contrario que una corta.
Las mujeres no necesitan haber tenido hermanos mayores o padres solteros para tener habilidades o intereses estereotípicamente masculinos.

3.

– La moda no es algo que “sepamos sin más”, es una habilidad basada en el hecho de que muy pocas tiendas tienen medidas equivalentes para las tallas, y aún así, los distintos cortes de las prendas te quedan distinto, así que a menudo no sabemos lo bien que nos va a quedar o no algo hasta que nos lo probamos, literalmente. Por eso tardamos siglos en ir de compras, no porque nos estemos admirando en un espejo.
– No todas las mujeres llevan maquillaje, pero incluso las que no lo usan habitualmente seguramente conozcan unos cuantos trucos.
– Incluso si tenemos las dos partes de la ropa interior a juego, no significa que nos las pongamos siempre juntas. Los sujetadores cómodos los llevas unos cuantos días antes de lavarlos.
– La mayoría de mujeres no son duras “porque tuvieron hermanos”, son duras porque necesitaron serlo.
– Si estamos pensando sobre cómo se nos mueve el pecho en un vestido, es solo porque nos preocupa que se nos salgan.

via GIPHY

4.

– No podemos meter muchas cosas en los bolsillos. Nos los hacen ridículamente pequeños, y ya que nuestros pantalones suelen ser ajustados, las cosas se caen o se rompen cuando nos sentamos. Por eso necesitamos bolsos.
– No me despierto siendo bonita o adorable, me despierto con aspecto de indigente. Mi pelo es una locura y seguramente no sepa ni qué día es.
– La menstruación varía según cada mujer. Para algunas, apenas es una preocupación (unos cuantos días sangrando un poco) y para otras es un infierno en vida (dolores, hincharse, mucha sangre, dolor de cabeza, náuseas, etc). Respeta eso. Ah, y no conozco ni a una mujer que se ponga ropa blanca durante esos días. También existe la ropa interior para esos días (bragas viejas o feas de tiendas baratas), no puedo ponerme a sangrar en mis braguitas caras de Victoria’s Secret.
– Me preocupan cosas más allá de la ropa y los zapatos. Tengo un cerebro, dos graduados, intereses, amigos, familia y un trabajo. Trátame como a una persona real.

via GIPHY

5.

Cuando te tumbas, te giras o te mueves de cualquier modo, los pechos (sobre todo los grandes) cambian de forma. No se quedan quietos como si estuvieran esperando el maldito autobús o cualquier m*erda. Se mueven, se aplastan, a veces se caen. Ninguna de estas cosas son un signo de la edad o de fealdad.

6.

– Los sujetadores dejan marcas rojas alrededor y bajo los pechos, y es una experiencia mágica cuando te lo quitas.
– Se puede tardar en maquillarse entre 5 y 25 minutos, dependiendo de lo bien que se te de.
– Cuando te quitas una coleta que has llevado durante horas no hace que el pelo quede perfectamente liso después.
– Cuando una mujer con pelo largo besa a alguien, se gira, o hace cualquier cosa, el pelo siempre está en medio.
– Las medias pican y se rompen como bolsas de papel mojado.

via GIPHY

7.

– Los pantis, las medias, los leggings y las mallas son cosas distintas.
– Hacerse la cera duele y deja la piel roja después durante un rato, mientras que tras afeitarse, pinchas.
– La mayoría no podemos correr con tacones a menos que estén MUY desgastados.
– Sentirse insegura sobre nuestra apariencia no significa “invítame a un trago”.
– TODO EL MUNDO TIENE DISTINTOS GUSTOS PARA TODO.

via GIPHY

8.

– Tener los pechos grandes es un asco. Mucho más de lo que crees. Si una prenda te queda bien en tu enorme pecho, seguramente no lo haga en el resto de ti. El sudor bajo los pechos es real y terrible. Agacharse durante largo tiempo te destrozará la espalda. Correr puede ser doloroso a causa de las turbulencias de los pechos. Los sujetadores son carísimos. Los pechos grandes no son divertidos.

via GIPHY

9.

Cuando ella lleva el pelo recogido, no se puede quitar una horquilla y que caiga como una cascada por su espalda. No. Si lleva un recogido, se necesita al menos una hora y un par de manos extra para quitar las 137 horquillitas que mantienen el pelo en su sitio. Además, probablemente se haya echado una lata entera de fijador como para soportar vientos huracanados de categoría 2. Nada de cabello cayendo en cascada, como mucho puedes esperar un desordenado nido de pelo cayendo de forma poco atractiva por su espalda mientras sigue plano sobre su cráneo.

via GIPHY

10.

Nosotras nunca, jamás, nos hemos mirado al espejo y descrito en silencio nuestros cuerpos desnudos, especialmente el tamaño / forma / peso / similitud con fruta / etc, de nuestros pechos.

 

via GIPHY

Comentarios