Estos son los 3 trágico fallos del ascensor del hospital sevillano que provocaron la muerte de Rocío Cortés

Rocío Cortés falleció el pasado domingo 20 de agosto al ser seccionada por un ascensor del Hospital Universitario de Valme, mientras era trasladada en una camilla de una planta a otra. Según informaron inicialmente a Efe fuentes policiales, el accidente sucedió poco después de las 14:30 horas, cuando la mujer era introducida en el ascensor y, por lo visto, falló el dispositivo de control de cierre de las puertas. El ascensor habría iniciado su marcha hacia arriba sin que la camilla hubiera entrado completamente.

Al lugar del suceso, que se produjo entre la segunda planta y la tercera planta del centro hospitalario, se desplazaron inmediatamente efectivos de bomberos, Policía Nacional y Local de Sevilla, mientras que los médicos de guardia del centro hospitalario acudieron inmediatamente al punto del siniestro, sin que se pudiera salvar la vida a la mujer.

Una serie de al menos tres errores unidos es la explicación que los expertos han dado al accidente de ascensor. Según ha informado Radio Sevilla de la Cadena SER:

“Falló el sistema que mantiene abiertas las puertas de los ascensores si hay algo en medio, falló el mecanismo que impide que el ascensor se mueva si no está cerrado y, en resumen, falló la cadena que bloquea el aparato ante cualquier anomalía.”

Es decir, tres errores que explicarían que el ascensor se pusiera en marcha cuando la camilla de esta mujer no había terminado de salir.

El jefe del área de Industria y Energía de Incosa, compañía autorizada por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital para realizar las inspecciones de los ascensores, ha detallado más todavía estos tres fallos.

El primero, habría ocurrido en el sistema de detección de elementos que impiden que las puertas se cierren. Lo normal habría sido que el ascensor detectara que la camilla estaba sobresaliendo del elevador.

El segundo, sería el sistema que impide que el elevador suba o baje cuando se da esta circunstancia, y por ese motivo comenzó a funcionar aunque tenía las puertas abiertas. Por último, falló la cadena de seguridad, que sería la que impide que el aparato funcione si todos los demás elementos no están en orden.

Según el director general de la Federación Empresarial Española de Ascensores, es algo absolutamente inusual que se den estos errores. Sin embargo, a pesar de haber pasado la revisión el pasado 12 de agosto, estas revisiones no eliminan posibles fallos mecánicos.

Mientras la familia de la mujer ha denunciado ante el Juzgado número 1 de Sevilla al centro hospitalario y a la empresa encargada del mantenimiento del ascensor, la dirección del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha solicitado un informe técnico a la empresa de mantenimiento para conocer los motivos del suceso y trasladará los resultados a la autoridad judicial.

Por su parte, la bebé que había dado a luz la joven se encuentra estable, aunque sigue ingresada por una cardiopatía congénita en la Unidad de Cuidados Intensivos de neonatos del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Desde aquí, enviamos nuestro más sentido pésame a la familia de la fallecida.

 

Comentarios