Estoy un poco obsesionada con mi perro, pero no me arrepiento de nada

Ursula Aitchison es una joven que desde hace algo más de un año se dedica a hacer fotos a su perro con disfraces algo “tontos” —según ella—. Pero está teniendo tal éxito, que no se arrepiente ni por un momento.

Ella en realidad lleva años trabajando con animales, y no podría ser más feliz… Su proyecto nación de la inspiración que le dio su tío abuelo pintor Craigie Aitchison, ya fallecido, y sus queridos Bedlington Terriers, que siempre estuvieron a su lado y en sus obras. La joven asegura que captar el vínculo de la gente con sus perros le proporciona un gran placer, ya que cada relación es enteramente única, y aún así cuando se expresa en una foto es algo con lo que todos nos identificamos.

¡Juzgad vosotros mismos!

He dejado a este buen chico sin comer por no compartir mi tentempié 🙁

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios