Estudio revela que los fans de Dragon Ball son más sociables, optimistas, e inteligentes

Vimos morir y revivir a Goku, ¿cómo no vamos a ser positivos y alegres?

La trama de Dragon Ball, originalmente un manga escrito e ilustrado por Akira Toriyama, describe las aventuras de Gokū, un guerrero saiyajin cuyo fin es proteger a la Tierra de otros seres que quieren conquistarla y exterminar a la humanidad. Conforme transcurre la trama, conoce a otros personajes que le ayudan en este propósito.

Giphy

El nombre de la serie proviene de unas esferas mágicas que al ser reunidas invocan a un dragón que concede deseos. En varias ocasiones resultan útiles tanto para Gokū y sus amigos como para la humanidad, aunque también son procuradas de forma constante por algunos seres malignos.

Dragon Ball marcó una época para muchos, y sigue teniendo muchos seguidores, ya que es una serie que pasó a convertirse en algo así como un estilo de vida. La serie llegó para quedarse, a pesar de que a lo largo de su historia ha sido criticada por ser muy agresiva, destructiva, o directamente algo tonta e infantil.

Sin embargo, lo cierto es que es difícil encontrar un niño o niña que no hayan crecido viendo a estos superhéroes. Además, su historia sigue activa, con la recién estrenada película Dragon Ball Super: Broly.

Como hemos dicho tiene muchos detractores… pero también hay quien la defiende desde el punto de vista académico. Por ejemplo, Vicente Ramírez, un catedrático e investigador del Departamento de Didáctica de la Universidad de Cádiz que ha elaborado un amplio estudio del comportamiento de las personas que ven Dragon Ball, comparado con quienes no lo hacen.

“Dragon Ball es un manga leído con gran entusiasmo por más de 240 millones de personas en todo el mundo. Cualquier lectura capaz de generar ese nivel de interés y de interacciones sociales dispone de crédito suficiente para justificar su consideración en el terreno de las ciencias sociales y la educación. Ignorar un fenómeno así en el ámbito de la investigación sería incoherente con los principios de valor académico.”

Así, se entrevistó a miles de personas teniendo en cuenta diversos factores socioculturales, y los resultados arrojaron una conclusión clara: las personas que ven Dragon Ball suelen ser más optimistas y más sociables, comparado con los que no lo hacen.

Suelen interesarse más y tener mayor capacidad de adquirir nuevos conocimientos, y su influencia intelectual también suele ser positiva. Podría decirse algo así como que los fans de Dragon Ball al mal tiempo le ponen buena cara, y se esfuerzan siempre creyendo en que “todo mejorará” ante las dificultades.

Giphy

Y es que, ¿cómo no iba a ser así? Con todas las veces que vimos a Goku salvar el mundo, morir, revivir… los que nos sobra es esperanza.

Ramírez también señaló que cuando los fans se encuentran con otras personas que comparten sus gustos, crean lazos muy fuertes. Así que adopta a algún de Dragon Ball en tu círculo de amigos, según los estudios, ¡son una buena adicción!

Comentarios