Estupefacción por el tacaño y surrealista objeto que se pudo ver cuando Kiko Hernández enseñó ‘Villa Chatín’

Kiko Hernández concedía la semana pasada una entrevista en exclusiva a la revista ‘Díez Minutos’ donde mostraba las dos viviendas que tiene a la venta después del nacimiento de sus hijas, Abril y Jimena. Según explicaba el colaborador de Sálvame, ha puesto en el mercado sus chalets para encontrar un hogar más adecuado para su nueva vida en compañía de sus pequeñas. Una entrevista muy esperada y comentada en el plató de Telecinco –Kiko siempre ha sido muy reservado con su vida privada– donde analizaron con lupa, y con la ayuda de una decoradora, la popular Villa Chatín. 

Lo que más llamó la atención de todos los colaboradores fue el teléfono público, idéntico a los que hace unos años nos podíamos encontrar en bares y restaurantes, situado en una de las paredes de la vivienda. Jorge Javier Vázquez preguntó al colaborador el motivo de este teléfono, a lo que Kiko respondió que era porque la gente (suponemos amigos y familiares) que lo visitaba hacía llamadas muy caras: “Cuando venía gente a casa, hacía llamadas muy caras y decidí instalarlo. Si podéis observar, está fijo a la pared con cemento”.

Después de esta confesión, un poco bastante tacaña, el publico presente en el plató se partía de la risa. Y no es para menos. 

 

Comentarios