Fallo épico: ladrones intentan robar un McDonald’s, y no os imagináis a quién se encontraron dentro

Hay meteduras de pata… y luego está esto. Dos atracadores escogieron posiblemente el peor momento para cometer un robo en un local de McDonald’s. Ocurrió en el restaurante que la cadena de comida rápida tienen en Besançon, en Francia, cuando dos individuos armados entraron en el local después de haber detonado unos explosivos en el exterior.

mombeliard-mcdonalds

Teniendo en cuenta todo lo que ha ocurrido en Francia y en su vecina Bélgica en los últimos tiempos, todo hizo pensar a los clientes que se trataba de un nuevo atentado terrorista, pero rápidamente vieron entrar a los dos asaltantes disparando y gritando: “¡Esto es un robo, todo va a ir bien!” Parecía todo muy bien pensado, ¿verdad?

Mientras los atracadores vaciaban las cajas ante la mirada de alrededor de 40 personas que se encontraban allí cenando a última hora de la noche, algunos de estos clientes se preparaban para pasar a la acción. Y es que de entre todos los clientes, 11 eran policías, de los cuerpos de élite nada menos. Estos agentes, pertenecientes al Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional especializados en la lucha contra el terrorismo y rescate de rehenes, se encontraban fuera de servicio y vestidos con ropa civil.

mcdonalds-lista-672xXx80

Los policías decidieron no actuar inmediatamente para no poner en riesgo la vida de los clientes, así que decidieron esperar a que los ladrones salieran del local. Cuando estaban en el parking del McDonald’s, los agentes les dieron el alto y les ordenaron que tiraran las armas. Uno de los ladrones tropezó, lo cual facilitó su captura. El otro, sin embargo, se resistió y acabó recibiendo un disparo en el estómago.

Ambos terminaron la noche en el hospital. El que recibió el disparo ya está fuera de peligro, y ahora ambos se enfrentan a cargos de robo a mano armada y con violencia.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Comentarios