“Gordi” cumple 43 años convertido en un atractivo abogado maduríto

“¡Sloth quiere a Gordii!”. Por 25 de las antiguas pesetas: ¿De qué película de los ochenta estamos hablando? Piensa, piensa… ¡Exacto! Esa frase pertenece a la mítica “Los Goonies”, que fue un referente para toda una generación que peina canas y que, aún hoy, se disfruta como película de culto. Los Goonies se estrenó en 1985, dirigida por Richard Donner y escrita por Chris Columbus, basada en una historia de Steven Spielberg.

Los Goonies, — “Mikey” (Sean Astin), “Brand” (Josh Brolin) “Gordi” (Jeff Cohen, “Cacho” en Latinoamérica), “Data” (Jonathan Ke Quan), “Bocazas” (Corey Feldman, “Boca” en Latinoamérica), “Andy” (Kerri Green) y “Stef” (Martha Plimpton) — son un grupo de amigos que viven en un pueblo costero de EEUU. Sus padres viven angustiados por las deudas y los acreedores pretenden derribar el barrio donde viven para construir en su lugar un campo de golf.

Una tarde de otoño, aburridos, suben al desván donde encuentran una gran variedad de objetos antiguos y extraños. Entre ellos descubren un mapa que indica la ubicación de un supuesto tesoro perteneciente a un pirata conocido como “Willy el Tuerto”, desaparecido con su tripulación siglos atrás tras ser perseguidos por la armada británica después de que el pirata cometiese un gran robo. El legendario cazatesoros Chester Copperpot también había desaparecido sin dejar rastro décadas atrás durante su búsqueda.

El grupo decide entonces ir en busca de ese tesoro que podría solucionar económicamente el problema por el que está pasando el barrio, y que en caso de no resolverse podría derivar en la disolución de “Los Goonies” como grupo, al tener que mudarse todos.

La búsqueda del tesoro los llevará a una aventura bajo tierra sorteando las trampas que dejaron tras de sí los piratas, y escapando de los Fratelli, una familia de atracadores que huye de la policía, y que tras descubrir la historia de “Willy el Tuerto” prentende hacerse también con el botín.

Una maravilla de película que ha cumplido 32 años, y uno de sus principales protagonistas, “Gordi” (Jeff Cohen), ha soplado las 43 velas de su tarta de cumpleaños. Cohen poco o nada tiene que ver con aquel simpático gordito que se convertía en el mejor amigo de Sloth y al que le encantaba el chocolate. El joven adelgazó muchísimos kilos y decidió graduarse en Derecho en el 2000 en la Universidad de California (UCLA). Comenzó entonces una exitosa carrera como letrado de actores, directores, productoras o guionistas y montó su propio bufete en Beverly Hills. Casi nada.

Si os lo preguntáis, Gordi no volvió a trabajar en el cine salvo algunos contados cameos. Pero para toda una generación siempre será el “Gordi de Los Goonies”. 

Comentarios