“Había días que no teníamos nada para comer” Maria José Galera (‘GH1’) reaparece demacrada y relata el drama vivido en Mexico

Aquella primera edición de Gran Hermano fue el origen de todo: audiencias exageradas, Mercedes Milá hablando de “experimento sociológico y un grupo de jóvenes dentro de esa mítica casa en Guadalix de la Sierra que nos tuvieron pegados a la pequeña pantalla durante tres meses.

Ismael Beiro, Israel Pita, Jorge Berrocal —alias “quién me pone la pierna encima“— y su polémico romance con María José Galera, o Ania Iglesias, fueron los primeros en entrar a la famosa casa, que en su primera edición se vendía como “la vida en directo“.

En el programa entraron 10 concursantes, pero cuatro de ellos abandonaron por motivos diferentes —dos de ellos porque sus parejas habían sido expulsadas, otro por la gravedad de la enfermedad de su padre y la última porque una revista de tirada nacional difundió que había ejercido la prostitución—, por lo que tuvieron que entrar en la casa el mismo número de reservas.

Pero vamos a centrarnos en el mencionado Jorge Berrocal y Maria José Galera. Durante el reality, como todos recordaréis, se convirtieron en la primera pareja de la historia del reality. Una relación que fue tan intensa como breve, ya que fue ella la primera expulsada de la historia del programa. Aquella situación provocó que escucháramos una de las frases más famosas de Gran Hermano y, si nos apuráis, de la historia de la televisión de nuestro país: “¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza!

Al final, como hizo Silvia Casado después de la marcha de Israel, Jorge acabó abandonando el programa después de pasar un tiempo llorando sin dejar de abrazar una foto de su amada.

Fuera de la casa, la relación terminó en escándalo y los dos sacaron tajada recorriendo los platós habidos y por haber y sacando todos los trapos sucios posibles.

Maria-Jose-Galera-y-Jorge-Berrocal-vuelven-a-Gran-Hermano

Jorge le pilló el gusto a eso de la televisión; se convirtió en tertuliano de Crónicas marcianas y participó en Hotel Glam, aunque, ironías del destino, en este caso se convirtió en el primer expulsado. En 2010 se apuntó a aquello de El reencuentro, donde intentó reconciliarse con su ex, pero esta vez fue ella la que abandonó a la semana. La sustituyó su ex compañera Silvia.

Pero al final, sin mucha suerte, decidió apartarse del mundo de la televisión y se aventuró a construir una nueva vida en México. Allí se mudó con toda su familia para construir un club de padel. Todo parecía ir bien, pero de repente las circunstancias dieron un giro brutal que la llevó a vivir situaciones bastante traumáticas de las que todavía no se ha recuperado.

La exconcursante ha reaparecido en Sábado Deluxe demacrada y mucho más delgada debido al trauma vivido en su estancia en Mexico. Galera comenzaba contando que en innumerables ocasiones había visto cadáveres de personas asesinadas: “Ir a casa de un amigo mexicano y ver gente muerta a balazos”, decía con la voz rota.

Según informa ecoteuve:

Algo que le afectó tanto que pasó unos meses “sin parar de vomitar” y sin salir de su vivienda. “Pánico, he llegado con pánico”, confesó.

Aunque por una parte María José se mostraba con fuerzas: “Si allí empecé de cero tan lejos, aquí también”, dijo. Tras esto, María Patiño se interesó por cómo había afectado esta terrible situación a su relación sentimental. Galera le respondió: “Te afecta en todo porque yo cuando empece a sentir ese miedo, a no salir de casa, a nada… llega un momento en el que yo estaba todo el día mosqueada, con ansiedad. Ya no solamente con mi marido, también con mi hija. Era un constante estado de nervios”.

Todo cambió cuándo le ofrecieron la posibilidad de marcharse a Honduras como concursante: “Cuando me llamaron para Supervivientes dije: ‘Vuelvo a nacer, vuelven a darme una oportunidad, vuelvo a casa y vuelvo a ser yo'”, relataba emocionada. Finalmente no ha conseguido marcharse a la aventura pero ha quedado como concursante en la reserva. Eso sí, no piensa volver a México ahora lo que necesita es mejorar su estado: “Tengo que curarme y recuperar el tiempo perdido con mi niña”, dijo.

Comentarios