Indignación con Burberry al salir a la luz lo que hace con la ropa que no vende…

Escándalo tras su informe anual, difundido este viernes.

Estamos acostumbrados a que se hable en las redes sobre las firmas y tiendas “low cost”, y no precisamente bien. Por ejemplo, no es raro que se cargue contra Zara, ya sea por acusaciones de haber copiado a algún diseñador, o por hallazgos imprevistos en sus prendas.

Una publicación compartida de Burberry (@burberry) el

Ahora le ha tocado el turno a la marca de lujo británica Burberry. Y es que no mucha gente sabe que la moda es un negocio tan voluble, que productos que cuestan miles de euros acaban convertidos en briznas, en una incineradora, a cientos de grados en combustión.

El año pasado quemó productos por valor de 32 millones de euros.

Así ocurre al menos en el caso de la firma Burberry, conocida mundialmente por sus trenchs de cuadros, que destruyó en el último año todos los productos que no logró vender en temporada. Entre ellos se encuentran ropa, accesorios o cosmética… valorados en 32 millones de euros, según el informe anual del ejercicio fiscal de la empresa en 2018.

La cifra palidece cuando se compara con los 100 millones de euros que habrían incinerado en los últimos cinco años. El objetivo de la marca es impedir que sus diseños sean robados o vendidos a un precio inferior al que corresponde; según ellos mismos han aclarado, la energía que se genera de esta quema es almacenada, por lo que el proceso no contamina.

Sin embargo, han reconocido que el pasado año el volumen de productos destruidos fue superior a lo habitual. El motivo es que que tuvieron que deshacerse de una gran cantidad de perfumes después de haber firmado un nuevo acuerdo con la marca estadounidense Coty.

Así, la firma británica se vio “obligada” a eliminar creaciones, en su mayoría fragancias, por un valor total de 10 millones de libras —unos 11,19 millones de euros—.

“Burberry es muy cuidadosa al tratar de minimizar la cantidad de existencias sobrantes que producimos. En los casos en que es necesario deshacerse de los productos, lo hacemos de manera responsable y buscando siempre la forma de reducir y revaluar nuestros residuos”, ha asegurado un portavoz de la compañía.

“Sospechamos que la quema de residuos se está produciendo en sus propios centros de producción, sin ningún tipo de control medioambiental o sanitario, lo que es muy grave”, ha explicado a El Español Carlos Arrivas, director de Residuos de la ONG Ecologistas en Acción.

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente

Comentarios