Indignación con Carme Chaparro por lo que ha dicho sobre los veterinarios

Una publicación de Carme Chaparro en Instagram ha despertado las críticas de algunos veterinarios.

La última famosa en encontrarse, sin comerlo ni beberlo, en el centro de una gran polémica en las redes, es la periodista Carme Chaparro. Una publicación suya en Instagram no ha caído muy bien a un sector que no ha dudado en hacer público su enfado con las palabras de Chaparro.

Se trata de los veterinarios, quienes, según la propia periodista, se han lanzado a su yugular… motivo por el que Chaparro se ha visto obligada a rectificar y explicar sus palabras.

Todo comenzó cuando hace tres días, la presentadora compartió una imagen de un perro tumbado junto a la rueda de un coche… y otra del mismo animal un año después, frente a una vela y un “pastel canino” de cumpleaños.

Instagram

Instagram

Unas imágenes perfectamente inofensivas, ¿no? El problema es el texto que incluyó junto a ellas…

“Qué caras son las cirugías veterinarias”.

Y es que Chaparro relató que “así recogió mi hermano Xavi a Cooper. Abandonado en la calle. A punto de morir. A la sombra de una rueda. Hoy cumple un año en su nueva casa, con Xavi y Nati. Aún necesita varias operaciones”… añadiendo un “¡qué caras son las cirugías veterinarias!” que no cayó muy bien entre los profesionales del sector.

Según las últimas Stories de Instagram de la periodista, el mensaje habría molestado a algunos veterinarios que lo han interpretado como un ataque directo a su gremio. Por ese motivo, Chaparro ha querido aclarar sus palabras.

Instagram

“Parece mentira, pero he tenido que aclarar mi comentario de admiración y agradecimiento a la gente que se sacrifica por sus animales”, dijo la periodista. Posteriormente, editó el texto de la polémica para incluir sus explicaciones al respecto.

Una publicación compartida de Carme Chaparro (@carmechaparro) el

“Para los tres o cuatro veterinarios indignados en la sala: NO es un ataque a vosotros, sino alabanza a todos esos propietarios de perros (o de otras mascotas) que se sacrifican, incluso hasta extremos de pedir préstamos, para cuidar y curar a sus animales.

Personas mileuristas a las que les cuesta los ahorros de varios años una intervención quirúrgica para su perro. ¿O no es así? Gente que se queda sin vacaciones, por ejemplo, para poder asumir los costes de un veterinario. Eso es amor. Y deberíais entenderlo así. Y seguro que veis un montón de esos casos en consulta. ¿O no?

No os estoy llamando aprovechados, o que cobréis más de lo que debéis, ¡madre mía! Por favor, de verdad, ya está bien.”

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente

Comentarios