Indignación por el desprecio que el resto de concursantes de ‘Gran Hermano VIP’ le ha hecho a El Koala

El debate del domingo por la noche sirvió para ver cómo estaban repartidos los grupos en la casa: los tres nominados de la semana, El Koala, Miriam Saavedra e Isa Pantoja, fueron llamados al confesionario para conocer la opinión de sus compañeros respecto a ellos. Los compañeros tuvieron que posicionarse a favor de uno de ellos, y apostar por quién se debe quedar en la casa.

Telecinco

Tanto Miriam Saavedra como El Koala han apostado a que nadie daría un voto por ellos, mientras que Isa Pantoja sí apostó por muchos compañeros que pedirían que fuera ella la que no se marchase de la casa. El Super llamó a los concursantes de la casa, excepto a los nominados que verían las apuestas en el confesionario.

En este momento, El Koala descubrió que tenía muchos más apoyos en la casa de los él mismo creía: Toni, Darek, Aramís Fuster, Ángel Garó y Verdeliss se posicionaron a favor de que El Koala no abandonara la casa. Una decisión que hizo que el músico se derrumbara en el confesionario, e incluso llorara de alegría al ver que sus compañeros apostaban por su continuidad.

Sin embargo, poco le ha durado la alegría, ya que posteriormente ha sido víctima ahora de un desprecio que ha hecho arder las redes sociales. Y es que el grupo dominante de Guadalix de la Sierra se encargó de expulsar al cantante… ¡de su propia habitación! La misma en la que había dormido desde el primer día.

Telecinco

Ocurrió después de que los habitantes de la casa ganaran en una prueba las camas que les faltaban. Cuando el Súper les informó de que ya podían disfrutar de su nuevo dormitorio, empezaron a correr para quedarse con sus camas ideales. Todos menos El Koala, que en ese momento no se imaginaba que sus compañeros fueran a robarle su propio sitio…

Pero eso fue exactamente lo que pasó, ante la incredulidad del nominado. A pesar de su enfado, el resto de “vips” se lavó las manos. Solamente Miriam, víctima también del rechazo de sus compañeros, intentó echarle una mano y le ofreció quedarse con su armario en la habitación de al lado, aunque ella tuviera que guardar parte de su ropa en la maleta.

Aunque poco a poco se le fue pasando el enfado, el daño ya estaba hecho. ¿Será una premonición de lo que va a ocurrir con las próximas nominaciones? De ser así, El Koala tiene muchas papeletas para quedarse fuera de la casa…

Fuente

Comentarios