La barriga de esta chica empezó a crecer TRAS dar a luz. Al cortarla, los médicos no pudieron evitar hacer fotos de lo que allí había.

Yulia Selina tiene 34 años y es de San Petersburgo, Rusia. Yulia es una joven aunque experimentada madre que espera con impaciencia el nacimiento de su segundo hijo.Exactamente en el noveno mes de embarazo, el pequeño Dima llegó al mundo, completando a la pequeña y feliz familia.

Yulia quería un parto natural y al principio parecía ir todo bien. Pero los médicos vieron que Dima estaba colocado de forma extraña y decidieron hacerle una cesárea. La madre accedió para que su bebé no sufriera ningún daño. No se imaginaba que esta decisión casi le cuesta la vida.

Dima nació sano y fuerte. Pero poco después del parto, Yulia comenzó a sentirse peor. “La barriga empezó a hinchárseme más y más, hasta que llegó a ser mayor que cuando estaba embarazada de 9 meses. Cada movimiento me causaba terribles dolores. Primero pensé que era una simple reacción natural a la operación” – dice Yulia. – “Pero al final no me podía ni sentar. Gritaba de dolor“. La situación se volvió grave cuando los médicos seguían insistiendo en que era una reacción normal a la cesárea e ignoraban sus quejas.

Yulia sufría dolores insoportables y le entró fiebre. Finalmente se dio cuenta que tenía que hacer algo ella misma. “Me di cuenta que, si esperaba a que los médicos me ayudaran, mis hijos crecerían sin su madre”. recuerda la joven. Tras 24 horas de agonía y mucha insistencia por su parte,  ingresaron a Yulia en un hospital diferente. La primera ecografía reveló una enorme cantidad de líquido en su barriga y…un objeto extraño!

Yulia es llevada con urgencia a quirófano y, 5 horas después, los cirujanos extraen más de 2,5 litros de pus de su vientre y…. una sábana de quirófano! Los médicos la habían olvidado dentro de su cuerpo tras el parto de Dima. Las enfermeras estaban tan sorprendidas que grabaron el momento con las cámaras de sus teléfonos.

Cuando despertó de la operación que le salvó la vida y vio las fotos, Yulia se quedó en shock. La joven madre y esposa comprendió que había sobrevivido gracias a un milagro. Estaba horrorizada por la irresponsabilidad de los médicos en los que había confiado su vida y la de su bebé.

Pero pese a lo absurdo de la situación, Yulia aún intenta perdonar a los profesionales que le hicieron esto: „Lo intento. Quiero perdonarles, pero luego pienso en que mi familia podía haberme perdido para siempre. Me gustaría arreglar esto de manera civilizada”- cuenta.  Yulia y su familia están recibiendo la ayuda de abogados para denunciar al hospital e impedir que esto no le suceda a nadie más. La joven madre piensa que todo irá bien a partir de ahora, porque lo más importante es que ella y sus hijos están vivos y sanos.

La historia de Yulia asombra y enfurece a todo el que la lee. Para Yulia y su familia todo terminó felizmente, pero pudo haber salido todo de manera muy diferente.  Si este caso de irresponsabilidad también te ha parecido terrible, comparte esta historia con tus amigos.

Comentarios