La carta de una limpiadora de hotel a Ana Obregón que ha revolucionado las redes sociales.

ana-obregon-kczD-U2016088699600kD-575x323@RC

La carta de una limpiadora a Ana Obregón que ha revolucionado las redes sociales. 

Ana Obregón sabe como estar en boca de todos. Tras una larga temporada alejada de la pequeña pantalla, la actriz, bióloga y presentadora se intentó meter en el papel de una limpiadora de hotel en el programa ‘Trabajo Temporal’, un formato que pone a los famosos a trabajar en puestos poco reconocidos y muy mal pagados.

MONEGAL

Pero claro, si metes a un personaje como Ana Obregón en un tema tan complicado como el laboral en España, lo más probable es que te salga el tiro por la culata. Es como darle dos pistolas cargadas a un mono y esperar sentado.

El programa de Anita “la fantástica” fue un despropósito de principio a fin, provocando incluso que el colectivo de limpiadoras más importante de España, ‘Las Kellys’, le dedicara una carta en su blog que se ha convertido en un fenómeno viral en las redes sociales.

Me hubiera gustado que tras esos más de 200 euros por noche que puede costar una habitación se hubiera visto que nosotras, las que la hacemos, no sólo hacemos la cama, también limpiamos el baño y sonreímos mientras cobramos 2 euros por esa habitación”.

 

Le diría al director del programa y a la Señora Obregón que normalmente las que trabajamos en hoteles de zonas turísticas hacemos un promedio de 20 a 25 habitaciones por jornada, con sus salidas incluidas, a veces hasta llegamos a hacer 10 salidas con sus restantes de clientes. Y desde luego no tenemos ayuda para efectuar nuestro trabajo, donde muchas veces incluso tenemos que arrastrar colchones por los pasillos por las camas supletorias“.

2016071622073485393

Dijo la Señora Obregón que no necesitamos ir al gimnasio, y encima ustedes consideraron que esa frivolidad era oportuna para ser emitida a la audiencia. Verán, a nosotras, después de 8 horas de maratón, no nos quedan ganas de seguir corriendo y debido a la sobrecarga laboral nuestra espalda y manos sufren constantes agresiones musculares que, por sino lo saben, no nos son reconocidas como enfermedad laboral“.

Comentarios