La ciencia lo dice: escuchar a personas que siempre se quejan te quita energía

Todos conocemos a alguien así: un amigo o amiga que se queja todo el día, un compañero o compañera de trabajo a quien todo le parece mal. Puede ser algo tan trivial como el clima, algo que le dijeron en el ascensor, o la película que vio ayer; todo se convierte en un motivo para que estas personas manifiesten su profundo desacuerdo con todos. E incluso con ellos mismos.

Giphy

Aunque hay personas que tienen motivos para cuestionar las cosas, otras se pasan el día vomitando palabras de negatividad y odio. Seguro que ya lo sospechabais, pero ahora la ciencia os da la razón: estar en contacto con una persona negativa durante más de 30 minutos, provoca que las neuronas del hipocampo cerebral se despeguen.

Se trata precisamente de una parte del cerebro que se necesita para resolver los problemas, y por ese motivo estas personas consiguen lo que querían: que comencemos a pensar que todo se está convirtiendo en un desastre.

Giphy

Los siguientes consejos os pueden ayudar para que sepáis qué debéis hacer si tenéis a vuestro lado a una persona negativa:

1. Tomad distancia:

Fácil: lo primero que debéis hacer es huir de esa persona. Así tal cual. Es necesario tomar distancia, y mantener a las personas negativas lo más lejos posible.

¿El motivo? Pues no es otro que que estas personas tienen ese don de convertir un día normal en uno terrible. Además, nos están arrebatando una energía que podríamos haber invertido en hacer planes… o relajándonos contemplando un hermoso paisaje.

2. Estableced límites:

Con calma, respeto y equilibrio… es necesario poner límites a esas personas que con algunas de sus afirmaciones siempre intentan hacer daño.

3. Exigid una solución:

Por cada problema, este tipo de persona hará una tormenta en un vaso de agua. Por ese motivo, lo mejor que podemos hacer es pedirle una solución al respecto. Decirles que deben arreglar ese problema para que de esa manera, en vez de estar quejándose todo el tiempo, busquen por sí mismos una forma de solucionar lo que tanto les molesta.

4. Respirad:

Para que la energía negativa no llegue a vuestros cuerpos, inhalad profundo y exhalad todo ese sentimiento tóxico. Con el oxígeno circulando por tu cuerpo comenzaréis a producir endorfinas y, por tanto, felicidad.

Giphy

5. Usad técnicas mentales:

Si no habéis podido evitar a la gente negativa, no os queda más remedio que usar técnicas mentales para bloquearlas y así salvar tus neuronas.

6. Demostradle que el problema es suyo, no tuyo:

Detrás de una persona negativa siempre hay una incapacidad de disfrutar de las cosas positivas de la vida. Cuando hagáis comentarios negativos, comenzad a sonreír y comentadle que, a veces, “solo las personas positivas consiguen cosas y aprecian la vida”.

7. Observad vuestros pensamientos:

Tratad de observar vuestro comportamiento y lo que pensáis a lo largo del día para manteneros positivos. Al igual que la actitud negativa, la positiva también es pegajosa.

Tratad de acercaros a personas que tengan estas características, y tomaos el tiempo de observar las cosas buenas que os rodean: leed, escuchad música alegre y, en definitiva, distanciaros de las personas negativas.

Giphy

No solo te amargan, también te quitan energía vital.

Comentarios