La confesión en ‘First Dates’ que le hubiera encantado saber a su pretendiente

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de la cómica ironía de este pretendiente que “siempre suele quedar como amigo… y del pretendiente más “rarito” del programa que fue capaz de pedir matrimonio a su confundida cita… y luego indignar a todo el mundo con el comentario más machista

Pero tal es el éxito del programa, y tan estrambóticos son a veces los participantes, que hay gente que cuestiona si lo que estamos viendo es tan espontáneo como quieren hacernos creer. Hay detalles que, desde luego, llaman la atención: el programa de vez en cuando deja unos misteriosos casos a lo “Benjamin Button” en los que nadie se cree la edad que los pretendientes dicen que tienen. Y luego está el detalle del reloj durante la cita de Charo Reina que pareció desvelar la extraña hora a la que se graban las supuestas cenas

Pero tanto los que creen que las citas son totalmente reales y espontáneas, como los conspiranoicos que piensan que no son más que un teatro en el que los que acuden en busca de amor son actores o aspirantes de actores, hay un momento que se repite mucho en el que todos los espectadores hemos pensado que los pretendientes están mintiendo

En parte, porque todos sabemos lo duro que es que nos rechace, y es probable que en la vida real nosotros hayamos dicho, o hayamos escuchado, eso de “te quiero como amigo” o “no me importa quedar para tomar un café, pero nada más“. Esas frases lapidarias que se dicen con la mejor de las intenciones porque pensamos que así no vamos a destrozar los sentimientos de la otra persona… y es que normalmente, a no ser que existiera una relación previa, nadie queda con la persona que le ha dado calabazas.

¿Sabéis ya a qué nos referimos? Pongamos un ejemplo: una de las últimas citas del programa, que tenía como protagonista a Neila y Anxo. Mientras que él quería quedar otra vez con su compañera de cena, Neila no estaba por la labor y le dijo que podían hablar por teléfono. Ni que decir tiene que no se han vuelto a dirigir la palabra

 

Una pena, porque la cita prometía: Neila dejó a todo el mundo con el culo torcido al reconocer que era una persona curiosa

“Mi prima y yo si estamos aburridas nos ponemos a ver videos porno para ver cosas nuevas, por curiosidad.”

Sin embargo, no había tenido todavía ninguna relación con quien compartir todo lo que ha aprendido… ¡y parece que Anxo no ha tenido la suerte de convertirse en el indicado!

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

 

Comentarios