La mentira más fea de la historia de Top Chef cabrea a la audiencia

Informa LibertaDigital:

Guerra de restaurantes en la prueba más temida de Top Chef. Una de las competiciones más temidas que, en esta sexta edición del talent culinario, llevó a los equipos a dividirse entre la terraza del Casino de Madrid (los dominios de Paco Roncero) y el Yakitoro de Chicote.

Filippetti y María Rosa fueron jefes de equipo en esta ocasión. El primero por no haber demostrado aptitudes anteriormente, y la segunda por ser la eterna tapada de la edición y no haber tenido nunca esa responsabilidad. Esta podía ser, entonces, la redención de ambos.

Pero lo más comentado del programa fue la última argucia de Filippetti, confesando en el sexto programa que es celiaco y, por tanto, no puede tomar soja. Naturalmente, era una trola, hemos visto al argentino comiendo pizza en todos los programas. Richard y Rakel reconocieron la firma del argentino, lo sabían y salieron de la cocina enojados: “Eres un perro malo, te he visto tomar pan”, dijeron tras una argucia de mucha vergüenza ajena. Muy mal, Filippetti, muy mal compañero. La posterior bronca de Chicote era merecida, pero peor fue la de la siempre exaltada Rakel, más digna de las polémicas y rencillas personales de Pesadilla en la cocina que de la sana competición de Top Chef. Tras este momento propio de Gran Hermano, al final el aspirante pidió perdón, pero cuando la travesura estaba ya hecha.

Comentarios