La pista sobre la desaparición de Gabriel que trae de cabeza a la Guardia Civil

Continúa la búsqueda de Gabriel Cruz Ramírez, el niño de ocho que desaparecía en la localidad de Níjar, Almería, hace más de una semana. Nada se sabe del paradero del pequeño desde que se perdiera su rastro cuando caminaba desde la casa de su abuela materna hasta la casa de sus primos, separadas éstas por escasos cien metros de distancia.

Son cientos de personas, entre efectivos de la Guardia Civil, servicios de emergencias, vecinos y voluntarios desplazados desde otros pueblos y ciudades, los que están realizando batidas desde que amanece hasta que se pone el sol, prestando especial atención a cortijos, casas abandonadas, pozos, pequeñas balsas, simas y recodos. Un gran despliegue de medios que actualmente se está centrando en una búsqueda selectiva en un radio de 12 kilómetros alrededor de la zona donde desapareció Gabriel.

Los usuarios de las redes sociales también están prestando toda su ayuda para localizar al pequeño, y con sus tweets y retweets difunden el cartel con su fotografía desde el martes 27 de febrero y los números de teléfono a los que hay que llamar para comunicar cualquier novedad. En este tipo de casos, toda colaboración es bienvenida.

A pesar del hermetismo total con el que los agentes de la Benemérita llevan la investigación, son varias las pistas que manejan y han trascendido a la opinión pública. Una de ellas, y que en un primer momento se puso en cuarentena, fue la presencia de una furgoneta pequeña y blanca, “con portón trasero completo y sin vaca” que vio un testigo en el mismo camino donde se perdió el rastro del niño: “Estaba en el porche de mi casa tomando café cuando vi una furgoneta blanca que entró al pueblo desde la carretera de Campohermoso-Las Negras y se paró en el cruce con el  camino de la casa de Puri Carmen (la abuela del Gabriel)”. 

Según el testimonio de este hombre, que prefiere mantenerse en el anonimato, la furgoneta se paró un tiempo que no puede precisar con exactitud en el cruce con el intermitente puesto y luego siguió por el mismo camino que recorría el pequeño. Esta declaración podría coincidir con lo que dijo otra vecina, que escuchó un fuerte portazo a la misma hora que desapareció Gabriel.

 

Comentarios