La reflexión de una “youtuber” sobre la importancia de vigilar a los niños en Internet

Vivimos en la era del postureo.

Reconocedlo, vosotros también habéis caído en alguna ocasión en el pecado del postureo. Todos nos hemos dejado seducir en alguna ocasión por el aplauso fácil o la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en Facebook, Twitter o —la red favorita para el postureo— Instagram. Claro, siempre habrá quien caiga en tu trampa…

Giphy

Y es que aunque en otros tiempos hacía falta obtener la aclamación popular para ser una celebridad… hoy en día basta un perfil en una red social, unos cuantos selfies, una dosis de “sonrisas Profidén” y mucho tiempo libre para presentar una vida de triunfador.

Uno de los problemas de todo esto es que hay muchos niños que desde muy temprana edad aspiran a convertirse en influencer, y, al margen de otras consideraciones, Internet puede ser peligroso para un niño.

“Los padres deberían saber qué narices están haciendo sus hijos en internet, los demás no somos sus niñeras”.

Una youtuber llamada Isa, que se describe como una coleccionista de muñecas, se ha dado cuenta de hasta qué punto los más pequeños son capaces de comportarse de forma irresponsable, dejando datos —demasiado— personales en las redes con el objetivo de ganar amigos, seguidores, obsequios. Y ha usado su cuenta de Twitter para alertar del peligro que esto puede suponer.

A través de un hilo que no ha tardado en viralizarse, ha contado la historia de un niño de unos diez años que le dejó un comentario en su cuenta llamándola “tonta”…. uno de tantos insultos que podría haber pasado desapercibido, pero a la youtuber le picó la curiosidad.

Así, comprobó que este niño se había abierto una cuenta en YouTube sin el conocimiento de sus padres, usando su nombre y apellidos reales. Además, había emitido un vídeo en directo en el que aseguraba que sus padres no sabían lo que estaba haciendo —y que de saberlo no le dejarían—.

Esta es la historia completa:

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente

Comentarios