Le insulta por su forma de tuitear hasta que decide vengarse a lo grande

Hay veces que es mejor estar callado y parecer idiota que abrir la boca y despejar todas las dudas. En este caso podríamos sustituir el “abrir la boca” con mandar un mensaje privado en Twitter –que nadie te ha solicitado– para insultar a otro usuario y salir con las orejas gachas y el rabo entre las piernas.

Ángel es un hombre casado, de Salamanca, que se aburría en su casa y pensó que era su deber como tuitero de ley decirle a @Doc_Hannibal –otro usuario de esta red social con muchos seguidores– que era un gilipollas y que tuiteaba mierda. Gran aportación, qué duda cabe, propia de una mente privilegiada como la de Ángel. 

Pero lo que éste educado usuario no se esperaba era que @Doc_Hannibal le confesase que, en realidad, era una mujer y que se llamaba Mónica. El amigo Angelito cambió completamente su tono, y pasó de “tuitero justiciero te canto las verdades del barquero”  a “tuitero baboso dame tu teléfono vamos a quedar”. El resto de la conversación mejor lo ves, pero te adelantamos que es uno de los mejores ZASCAS que hemos visto en mucho tiempo.

Comentarios