Le suelta la pregunta más hot de la historia de ‘First Dates’, y la respuesta pone cardiaco a su cita

El secreto mejor guardado de First Dates.

Aunque el formato lleva ya algún tiempo en antena, y ha experimentado pocos cambios a lo largo de los años, en First Dates no dejan de superarse: en los últimos meses hemos sido testigos de las críticas a Matías Roure por su inapropiado comentario a una joven que acudía al programa a buscar su primer novio… o de la joven que confesó que quería ser Guardia Civil, pero cometió un error imperdonable para la audiencia del programa.

Cuatro

Afortunadamente para su legión de fans, el programa mantiene su capacidad de sorprender, como si fuera el primer día… algo que tiene mucho mérito tratándose de un programa en ese horario, y con ese seguimiento en las redes. Pero lo mejor de todo es que, por culpa de First Dates, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno.

Pero lo que mucha gente se pregunta cuando ve el programa —especialmente cuando somos testigos de citas en las que se intenta arrejuntar a una pepera con un podemita—, es qué criterio siguen para emparejar a sus participantes.

“Tiene un cuerpazo”.

Aunque seguro que Manu está encantado: “Mi primera impresión ha sido wow, mucha mujer”, dijo este cordobés de 24 años sobrado de autoestima al encontrarse con su cita. Él tenía muy claras cuáles eran sus prioridades: “Soy un tipo muy picante, voy al grano”, explicó.

Telecinco

Telecinco

Y entonces apareció ella: María, una auxiliar de enfermería madrileña de 24 años, que se definía a sí misma como una “mantis religiosa”: “Me gusta más llamarlo así que devorahombres”, matizó la chica.

Telecinco

Telecinco

Telecinco

Afortunadamente para los dos, la primera impresión de ambos fue buena. A María, Manu le ha parecido “atractivo, guapo”… aunque un poco bajito para su gusto. Pero es que a Manu, María directamente le pareció “irresistible”. “Tiene un cuerpazo”, afirmó ante la cámara.

El chaval fue muy sincero desde el primer momento, y si la chica le parecía imponente se dice y no pasa nada.tenso:

“Manu: Lo paso mal de primeras. Me impones…

María: ¿Por qué te impongo?

Manu: Por lo guapa que eres…”

Con estos ingredientes empezó un juego que terminó con los dos a cien: “María me ha dicho de primeras que no soy su prototipo… pero ya te digo yo que María va a caer”, adelantó el cordobés. Ella por su parte confirmó sus intenciones: “Me gusta la picardía, el juego, seducir”, explicó.

Telecinco

“María: Soy como un hombre metido en el cuerpo de una mujer, soy muy activa… en todos los sentidos.

Manu: Yo también, soy muy fogoso. Demasiado. Uno al día.

María: Mira, almejas.

Manu: Ay, dios mío (empieza a tensarse).

María: ¿Quieres una almeja? Le echo caldito para que esté mojado.”

Y tras esto Manu soltó la bomba:

“Manu. ¿Cómo llevas el tema de la masturbación? Es importante que mi pareja asuma que me maturbo. ¿Tú ves bien que me masturbe?

María. Sí, pero conmigo no te haría falta…”

Una cosa llevó a la otra, y en el reservado se fundieron en un beso: “Cuando nos besábamos he sentido pasión, fogosidad… eso que se siente cuando te gusta alguien”, reconoció María ante la cámara, antes de calificar a Manu de “empotrador”. ¡Ahí es nada!

Telecinco

La sentencia final, os la podéis imaginar: “Quiero otra cita porque cumple todas mis expectativas”, argumentó Manu. “Yo también, he estado muy a gusto y le quiero dar una segunda oportunidad”, afirmó María, antes de sentenciar con un lapidario “nos vamos a un hotel… ¿no?”

Telecinco

¿Qué os parece a vosotros?

Comentarios